Humanos de la Tierra

https://drive.google.com/file/d/1Bf5HmWxxuWm1qrGHIcw6ZchEaRmWoKwL/view?usp=sharing
https://drive.google.com/open?id=1hknFeuQ-IvAkA_thiBNrD7geAFrSGsGCVideo conferencia David Topi
Video conferencia David Topi

Humanos de la Tierra
Desde la creación del Lhumanu, por cruza del Manu y del Lhulu, usando los nombres sumerios para estos predecesores del homo sapiens, se han dado múltiples civilizaciones en nuestro planeta que han tenido como protagonistas a diferentes “modelos” de “homos” que han salido producto de las cada vez más refinadas manipulaciones genéticas sufridas por nuestra especie.
En literatura esotérica se habla de cinco grandes épocas o bloques en los que se menciona las cinco grandes etapas evolutivas que hemos sufrido, siendo la época polar la primera, la hiperbórea la segunda, la lemuriana la tercera, la atlante la cuarta y la aria la quinta y actual. En todos los casos, excepto en la época polar y en los inicios de la época hiperbórea, sus protagonistas y la vida consciente presente en el planeta fueron los primeros Manus y Lhulus, así, tanto en el final de la época hiperbórea, como en Lemuria como en la época Atlante, aquellos que formaron parte de esas civilizaciones fueron diferentes “modelos” y diferentes etapas de la evolución del Lhumanu. Siempre se ha visto que en algunas de estas épocas la civilización humana estaba más avanzada que en la actual época “aria”, pero solo es parcialmente correcto, pues solo eran las élites de cada una de esas épocas las que realmente tenían ese nivel evolutivo y ese nivel de conocimiento energético y tecnológico que, en algunos casos superó y supera, el nivel tecnológico actual que tenemos.
En todas las épocas y periodos históricos, el grueso de la población lo han constituido lhumanus, que estaban en el nivel de conocimiento y desarrollo que Anunnakis principalmente quisieron dotar y dar a los humanos de aquel momento según sus necesidades y para aquello para los que estaban destinados a ser usados, por lo tanto, todas las leyendas y mitos e historias sobre lo avanzado de la humanidad de la Atlántida o de Lemuria se ciñen solo a la élite y grupos en poder en aquel momento, las clases más altas con unas características y manipulaciones genéticas ligeramente diferentes a las de la mayoría de lhumanus que habitaron en esos mismos lugares en esos mismos momentos.
Luego, con el final de la época atlante, la llegada y provocación de lo que conocemos como el diluvio universal, se borraron del mapa los últimos vestigios de los modelos de lhumanu que habían habitado esos puntos del planeta, moviendo a las élites a otras zonas para que pusieran en marcha la época y civilización actual, dando lugar al nuevo “homo sapiens” que nace de la “nada” tras ese “borrado y cuenta nueva” provocado por las razas en control, da comienzo la civilización sumeria “de la nada” también hace unos pocos miles de años y con ello se inician los planes, una vez más, para mantener a toda la población humana (lhumanu en su versión actual “sapiens sapiens”) bajo control definitivo y total de las razas creadoras y de las élites que hacen de puente entre estas y el resto de la humanidad, y formándose los círculos de poder y el sistema actual de gestión de la vida en la Tierra.

Portales Orgánicos vs la Raza Adámica

Los portales orgánicos son cuerpos humanos, vehículos físicos, que evolucionaron originariamente para ser receptáculo de entidades 2D en transición a convertirse en entidades 3D. Su función, limitada al uso de los tres primeros chakras o centros energéticos, era la de proporcionar un nuevo “traje” a entidades, seres, conciencias, Yo Superiores, que empezaban su andadura camino de la tercera densidad o estaban en proceso de transición de la misma.
Por esta razón, son personas que no están genéticamente habilitadas para percibir emociones por ejemplo (una faceta del cuarto chakra principalmente) pero capaces de emularlas, es decir, pueden mimetizar, imitar, y emular las funciones de los centros energéticos superiores que no poseen. Ese es el gran secreto pre-adámico, una función incorporada o desarrollada con el paso del tiempo, que les permite formar parte de una sociedad sin que sepamos que existe una diferencia entre sus componentes. De nuevo, cuando esto se supone que fue planificado, tuvo su razón de ser, y aun la tiene, y la función de mimetización está planificada para que estos portales orgánicos puedan desarrollar en cooperación con la raza adámica el potencial necesario para poder dar el salto que les falta. Es decir, igual que hemos dicho que un animal de compañía 2D desarrolla las características que le permiten graduarse y convertirse en alma 3D por el influjo y potencial que recibe de los seres humanos con los que convive, de igual manera funciona para los portales orgánicos si lo miramos desde el punto de vista de la evolución del alma. Es gracias a esta función de imitación que pueden pasar desapercibidos y pueden, por ende, co-existir con nosotros y de alguna forma, seguir con su proceso de crecimiento.
Pero desde el punto de vista de la raza adámica la cosa se ve distinta. Pues descubres que estás rodeado de personas que pueden hablar de amor, de sentimientos, de empatía, de espiritualidad, pero no pueden experimentarlo. Son conceptos ajenos a ellos porque solo los pueden captar tras la observación de aquellos que si pueden notarlo, por poseer los 7 centros energéticos, y ser receptáculos de un alma que los gobierna.
El tipo de personas que llamamos portales orgánicos son personas cuyas habilidades de imitación están tan desarrolladas que solo pueden ser descubiertas tras años de observación, y a veces ni eso. Si convives con uno, o tienes alguno en tu círculo cercano, lo único que podrás achacarles es una cierta frialdad bien disimulada, o una sensación que tienes de que “algo no está bien” con esa persona pero eres incapaz de determinar que es.
¿Son estos portales orgánicos el problema principal en el mundo, los responsables de que la situación este como esta? No del todo, al menos no por ellos mismos, o al menos no todos. Y es que la mayoría de personas que decimos “son sin alma” pueden resultarnos de lo más corriente y no destacar en ningún sentido, posiblemente no tienen ninguna inclinación a saltarse leyes y ser foco de atención de portadas de periódicos, sino más bien a seguir las normas sociales en términos de carrera, sexo, matrimonio, fama o cualquiera de los ideales que se promocionan en nuestra sociedad desde una temprana edad. Estos conceptos son los que están gobernados energéticamente por esos tres primeros chakras, que son los únicos que poseen realmente. Su consecución de estos objetivos es la culminación de su búsqueda de la felicidad, a pesar de que sea evidente en nuestro mundo hoy en día que la verdadera felicidad permanece tan elusiva como siempre, al menos para aquellos, como estos portales orgánicos, que siempre siguen la máxima de “tiene que haber algo más”, exclusivamente en estas áreas de vida.
Simplemente, así ven el mundo y así se mueven en él. Solo están actuando según su naturaleza, que simplemente es la manifestación de un cuerpo con una conciencia colectiva de un nivel evolutivo de un animal de compañía, un robot biológico, sin alma,tal y como nosotros entendemos el concepto 3D. Repito, no hay nada “malo” en ser un portal orgánico. Sirven una función específica en el esquema cósmico de la existencia, y no pueden ser nada más de lo que son.
Nutrición energética
Sin embargo si que existe un “problema” para los miembros de la otra “raza”, la raza adámica, y no es otro que los portales orgánicos se nutren principalmente de la energía de las personas con las que entran en contacto. Al no poseer los chakras superiores (por diseño genético), han de “falsearlos” en su interacción con la otra mitad de la población. La forma en la que lo hacen es mimetizando y reflejando la energía de los demás, de forma tan perfecta que es extremadamente difícil detectar si una persona es una encarnación de una entidad (Yo Superior 3D) o si es un puro cilindro sin alma 3D (con otro tipo de “alma”, del nivel evolutivo 2D, conectada al campo mórfico o energía colectiva de todos los portales orgánicos, lo que seria equivalente al colectivo de cualquier otra raza animal). Puesto que no poseen conexión alguna energética con planos superiores de existencia, toda su energía proviene de la absorción a través de los chakras inferiores de la energía del entorno. Todo lo que una persona con alma, percibe de un portal orgánico es un reflejo y una falsificación de emociones y comportamientos.
Portales orgánicos en posiciones de poder
Lamentablemente muchas de las posiciones de poder en nuestra sociedad están copadas por portales orgánicos. ¿Por qué? Porque poseen las características adecuadas para ello: falta total de empatía real hacia los demás, y tres primeros chakras muy desarrollados que los hacen perfectos para la acumulación de riquezas materiales, poder, éxito profesional, etc. Cuando no tienes “escrúpulos”, cuando simplemente es que no puedes tenerlos, es fácil llegar a lo que nosotros consideramos el éxito social, en general. A más arriba en la escala social, más cabezas hemos de pisar y mas luchas hemos de lidiar para seguir escalando posiciones, con lo cual, menos “sentimientos” y problemas para hacerlo hemos de tener, de lo contrario, otros nos pasarán por encima. A una persona adámica, le llegará un momento en que tendrá dilemas morales ante decisiones que puedan afectar negativamente a mucha gente, un portal orgánico, no tiene ninguno, no se plantea siquiera que puedan existir estos dilemas, y si se ha de ejecutar o tomar una decisión de este tipo, no tendrá ningún remordimiento en hacerlo.
Así ha sido la cosa durante siglos, así han ido creciendo familias enteras y linajes genéticos de POs amasando poder y fortuna, trabajando a veces en la sombra, otras veces directamente en público, o como marionetas de otros más poderosos que ellos mismos (veremos más sobre estos linajes y familias en el poder más adelante). Así tenemos a la mayoría de “familias que controlan el mundo” llenas de portales orgánicos, manipulando desde hace años los hilos de la sociedad en la que vivimos.
Las fuentes de la información
¿De dónde viene todo esto? ¿Hemos estado haciendo alguna sesión con el famoso peyote de Carlos Castaneda y luego nos hemos puesto a escribir estas líneas? No. Todo esto viene de diferentes tradiciones y enseñanzas que a lo largo de la historia han pasado a través de generaciones semi-ocultas, semi-públicamente, hasta nuestros días, y que varias fuentes han convertido a un lenguaje “moderno” que nos permite acceder a ellas, estudiarlas, y comprenderlas. Dos de esas fuentes son las que más recientemente han hecho el esfuerzo de transmitir estos conocimientos, que se suponen ancestrales y “comprendidos” por las escuelas de misterio que se han sucedido a lo largo de la historia. La primera de ellas, Boris Mouravieff, lo dejó escrito en sus tratados de Gnosis, proveniente de la tradición milenaria de los monjes del Monte Athos, la segunda, Gurdjieff, se pasó su vida formando a un grupo de alumnos que luego expandieron estas enseñanzas por la sociedad occidental durante el siglo pasado. Este último, Gurdjieff, es el que más trató de dar a conocer al mundo conocimientos de los cuales pocas veces quiso revelar su procedencia, haciendo tarea difícil el precisar con exactitud cuáles fueron los sistemas en los que supuestamente se basó para construir su doctrina. Siempre es necesario hacer un análisis crítico de toda fuente de información, y en el caso de Gurdjieff, cuando uno lee sus libros, realmente descubre que ha topado con algo realmente excepcional.
Gurdjieff explicaba a sus alumnos que su búsqueda del conocimiento esotérico perdido le condujo al descubrimiento de una antigua ciencia, aunque jamás precisó su origen ni ofreció más explicaciones, simplemente explicaba que su doctrina es una mezcolanza de varias antiguas doctrinas originarias del Asia Central.
Gurdjieff habría cohesionado y dado definición a todo ese conocimiento disperso por aquel entonces, y lo trajo a occidente, con la esperanza de montar un sistema donde pudiera transmitir de nuevo este saber a través de un grupo de alumnos que le seguía regularmente. Según todos aquellos que le han investigado, el catálogo de sus posibles influencias y fuentes es asombroso: el Cristianismo Ortodoxo, las enseñanzas Esenias, el Gnosticismo, el Sufismo, el Budismo, el Hinduismo, las enseñanzas Pitagóricas, la Teosofía, el Rosacrucismo, las tradiciones chamánicas, el misticismo Judío y la Cábala, el Zoroastrismo, el Neo-platonismo, el Estoicismo, y así hasta más de 30 fuentes.
Pero como todo buscador de conocimiento que se precie, no está de más rebuscar por otros lados para cruzar referencias y ver que otras fuentes nos corroboran o desmienten lo descubierto hasta ahora. ¿En qué otros lugares encontramos menciones, comentarios o explicaciones sobre el tema de los portales orgánicos? Principalmente en escritores más modernos como Laura Knight y el llamado experimento Casiopea, en los libros de Carlos Castaneda o en algunos artículos de Michael Topper, todos ellos transmisores de información que podríamos llamar “mística”, metafísica, o esotérica, que, en muchos casos se apoyan en la recopilación de tradiciones con miles de años de antigüedad.
Pero aun así, ante un tema tan importante, es recomendable abrir más aun el abanico de posibles menciones a lo largo de la historia y buscar quizás confirmación en otras disciplinas que a priori no tienen nada que ver, pero que en el fondo son parte de lo mismo.
Y es que no solo podemos encontrar menciones a este tema en nuestra historia mas o menos reciente o antigua, publica u oculta, sino que nos encontramos que en fuentes mucho menos ortodoxas se nos dan pistas sobre el mismo tema. Por ejemplo, en el campo de la Ufologia, el Doctor Corrado Malanga, investigador de casos de abducciones supuestamente extraterrestres, en centenares de sesiones hipnóticas a personas que habían sido presuntamente abducidas, que en todos los casos, estas abducciones suceden solo en seres humanos que presentan la condición de poseer lo que, estos “aliens”, denominaban “alma consciente”.
Cuando los sujetos supuestamente abducidos se encontraban bajo hipnosis, el Dr. Malanga les hacia revivir todo lo ocurrido, de forma que recuperó información adquirida durante la abducción acumulada o almacenada en lo que él consideraba el “alma” de la persona, siendo está misma energía o conciencia la que parte de estos aliens intentaban duplicar, por , según decían, estar carente de ellas (supongo que se refiere a la especie de aliens comúnmente llamados Grises, citados en miles de artículos y libros ufológicos, como meras creaciones cibernéticas de otros grupos, y por ende, sin alma propia, poseedores de una conciencia grupal, estilo portal orgánico, dependiente de otro grupo de entidades a las cuales “servían” o de las cuales dependen).
Para nosotros, las conclusiones de las personas a las que el Dr. Malanga sometió a hipnosis nos interesan para obtener otro punto de vista sobre el tema de las personas sin alma, y es que, según la información recuperada de la memoria de estas abducciones, solo un cierto tipo de personas eran consideradas “sujetos apropiados” para ser examinados (=abducidos), precisamente por poseer un alma, y que, de toda la población del planeta, según estos “Grises”, menos de un 50% de los humanos poseían una y eran por tanto especímenes “validos” para ellos (signifique lo que signifique).
Así que sea a través de información recuperada bajo hipnosis, pinceladas de perfiles espirituales incompletos a través de lecturas de Registros Akashicos, o a través del estudio de tradiciones ancestrales, que, de una forma u otra, escueta, parcial o abiertamente, van apuntando hacia lo mismo, me queda poca duda de que en nuestro planeta co-existen dos razas de seres humanos. Y una de ellas, la que controla prácticamente todas las estructuras de la sociedad, parece que no está “completa”, son un vehículo de paso para entidades en transición entre dos niveles, y forman prácticamente la mitad de la población del planeta.
Portales orgánicos como vehículos de entidades negativas

Hasta el momento no hemos hecho más que describir el papel de la vida orgánica en el planeta, entender quiénes somos, y que tipos de vehículos físicos existen para nosotros. Habíamos dicho que en este momento, en nuestro planeta, coexisten entidades de nivel evolutivo que llamamos 1D, 2D y 3D, con el paso intermedio de 2D a 3D representado por la “esencia animal en transición a humano” que encarna en un Portal Orgánico. Ahora sin embargo entra otra cuestión en juego, el entorno hiperdimensional en el que existimos, el resto de niveles evolutivos “superiores”. ¿Qué tal si incluimos en este tablero de juego el resto de acompañantes que tenemos en densidades superiores y que no percibimos? Básicamente este es otro de los componentes más importantes que hemos de entender para comprender la situación actual de nuestro planeta y muchas de las cosas que nos vamos a encontrar cuando hagamos lecturas de registros akashicos.
Así como existen entidades de primera, segunda y tercera densidad, existen también entidades y seres de cuarta, quinta y sexta, al menos hasta ese nivel tenemos cierta información y constancia de ello. Y también somos conscientes de que existen entidades y seres que llamamos positivos, y entidades y seres que llamamos negativos. Las etiquetas son puramente “humanas”, basadas en la percepción del efecto que estas entidades, que no vemos como tales, causan en nosotros. Estas polaridades son inherentes a la creación, al gran juego cósmico en el que existimos, y una no puede existir sin la otra, algo que vamos a estudiar a continuación.
Servicio a Otros, Servicio a uno Mismo
Si no existiera el concepto de la dualidad, no tendríamos ninguna existencia, ningún juego de la vida, sobre la cual discutir, no podríamos estar haciendo este curso y no viviríamos en este universo.
Todo Yo Superior que “nace” inmediatamente percibe dos polaridades, o mejor dicho, tiene que escoger polaridad. Exactamente la mitad de estas entidades busca la creación de vida, crecimiento, exploración, etc. La otra mitad busca precisamente lo contrario, encerrarse en si mismos, absorber todo el potencial a su alrededor, por miedo a desaparecer, a dejar de ser “ellos mismos” en esta exploración. En las primeras dos densidades evolutivas, estas polaridades no “existen” conceptualmente para aquellas entidades que se encuentran en esos niveles. Es decir, a pesar de que las divisiones de uno y otro lado están presentes, la elección de un camino evolutivo hacia lo que llamamos polaridad “positiva” o polaridad “negativa” no se da hasta que no se alcanza el nivel de conciencia correspondiente a la tercera densidad. De hecho, una entidad 1D, simplemente “ES”, no hay “conocimiento” externo de nada que no sea la propia energía creadora de todo lo que existe, en uno mismo. Es un estado puro de “SER”, ya que no existe un “HACER” ni los procesos que llevan a ello. Todo el trabajo que se hace en 1D consiste en empezar a comprender el proceso de individualidad en el cual uno acaba de iniciar un ciclo evolutivo. Algo parecido ocurre para una entidad 2D. Los comportamientos 2D no reflejan tanto una elección consciente de polaridad evolutiva, pero, como un reflejo de las múltiples formas físicas que conforman los vehículos orgánicos para estas entidades, existen en la naturaleza todo tipo de comportamientos que, si deseamos, podríamos llamar positivos y o negativos, a pesar de ser etiquetas que no tienen validez tampoco para este nivel.
Los ejemplos que podríamos poner: supervivencia, altruismo, auto sacrificio, manipulación, cooperación, cuidado de otros miembros de la especie, sentimiento de esponsabilidad, etc., existen como comportamientos y acciones en el mundo animal (2D), pero son puramente mecánicos o instintivos. Para este nivel influye además el tipo de ambiente en el que se desarrolla la conciencia. Probablemente en un planeta que podríamos llamar puramente “positivo”, todos los niveles evolutivos se verán influenciados por la polaridad predominante del sistema en el que viven, ya que recordemos, la polaridad o camino evolutivo de una entidad particular e individual, aunque ligada, no es lo mismo que el camino evolutivo del planeta en el que habita. Pueden existir “entidades negativas” en sistemas polarizados positivamente, y pueden existir entidades positivas en sistemas polarizados negativamente. De hecho, nuestro planeta, la Tierra, es un ejemplo de sistema de vida polarizado “negativamente” (energías predominantemente negativas, al menos en este último ciclo, y depende de la carga energética que llevemos a cuestas el conjunto de la raza humana, el tipo de polarización que existirá, probablemente a nivel global, cuando se dé el paso al siguiente “curso”) en el cual podemos encontrar entidades casi 100% “positivas”.
Pero puesto que eso aún no ha sucedido (el salto evolutivo del planeta) y no sabemos cuando sucederá al completo, de momento hemos de comprender que solo en la tercera densidad una entidad puede ser consciente de ella misma, verse reflejada en otros seres, comprender el proceso evolutivo en el que se halla metido y por ello, “tener una polaridad” o escoger entonces una polaridad para esa evolución. Esto, repito, se hace a nivel de “alma” o Yo Superior, ya que muchas veces la persona que somos, tampoco es consciente de estos dos caminos.
Las dos polaridades representan la interiorización de la conciencia que es ese nuevo Yo Superior vs la exteriorización de la misma, creando desde el mismo instante del “nacimiento” de los trillones de entidades que existen en el universo la tensión inherente entre ambos, pues es básicamente la forma en la que este cosmos está estructurado y construido.
Esto se denomina principalmente “ver a ese TODO” en todos los demás, en contrapartida a ver ese “TODO” sólo en uno mismo, creyendo que el servicio e introspección en uno mismo es precisamente el camino correcto para reunirse de nuevo en ese TODO del cual hemos nacido.
El primer punto de vista, la polaridad “positiva”, percibe a todos los seres como partes de si mismo, y ama y sirve a todos como método evolutivo, trabajar para ayudar a otros es la forma de avanzar. El segundo se percibe sólo a sí mismo, y busca apropiarse de la conciencia de otros para restaurar ese desequilibrio e individualidad en el que de repente se encuentra y poder volver al “TODO” asimilando ese “TODO” del resto de seres, puesto que cada ente no es sino una porción de la conciencia global de la “fuente”. Esta sensación de estar incompleto y tener que “completarse” constantemente provoca miedo, odio y desconfianza en la “Creación”, pues las entidades que llamamos negativas perciben así, una vez en 3D, la estructura de esta“creación”, y simplemente buscan terminar pronto, envueltas en la contemplación y el rechazo a la expansión creativa, sino en busca de la introversión y la concentración de todo en uno mismo, como forma de control y mantenimiento del equilibrio perdido. Es una percepción que induce a crecer acumulando energía, conciencia, conocimiento, en uno mismo, mientras que la otra polaridad se induce a crecer aportando energía a otros, cooperando o compartiendo. Y ambas están en perfecto equilibrio por diseño “cósmico”.
Ninguno de los caminos o polaridades puede ser destruido o modificado, excepto volviendo a reunirse con la Fuente inicial y son los dos caminos evolutivos que llamamos Servicio a Otros (y juzgamos como positivo) y Servicio a uno Mismo (y juzgamos como negativo). Ninguno puede existir sin el otro y ambos han de estar, por reglas de la creación, en perfecto balance. Mientras un lado crea, el otro debe destruir, mientras un lado “da”, el otro debe “recibir”. Cuando bajamos esta polarización a nuestro nivel de tercera densidad, nos encontramos con que vivimos en un planeta “positivo” o “negativo”, que somos entidades “positivas” o “negativas”, pero no son más que etiquetas de algo que, por diseño, no acepta ningún juicio de valor.
Jerarquía de absorción de energía vs Intercambio libre y cooperación
Así que, a partir de 3D, en cuarta, en quinta o en sexta densidad, a nivel energético, la supervivencia de toda entidad pasa por el uso de la energía para alimentarse, sabiendo que tenemos dos formas de conseguirla (ya hemos visto que para 1D y 2D los procesos de alimentación y supervivencia son mecánicos, naturales, no existe autoconciencia de estar haciendo algo “bien” o algo “mal”). Seamos del nivel evolutivo que seamos, todo ser usa un cierto tipo de energía para su supervivencia. Nosotros a nivel 3D trabajamos con energía en estado “sólido”, que obtenemos de nuestros amigos 2D y 1D, pero a partir de 4D, la “comida” necesaria para entidades de este nivel es simplemente una forma de energía más “etérea”, principalmente la energía que nosotros asociamos a las emociones, que proviene de entidades de nivel evolutivo igual o inferior.
Esto significa que en la cadena de alimentación cósmica, no solo no estamos encima del todo, sino que somos alimento para los que están en otro nivel superior, así como nosotros nos alimentamos de aquellos que llamamos entidades “inferiores” 1D y 2D (animales y plantas). Es así por diseño, y es algo que siempre ha existido. Cada densidad superior usa alimento de su misma densidad e inferiores. Si necesitabas un pequeño “bocado de realidad”, este es uno de los más importantes. Somos alimento para entidades de otro nivel más alto, así como entidades de nivel inferior lo son para nosotros.
Lo que ocurre es que al igual que las plantas poseen una gran cantidad de anti nutrientes y muchas incluso venenos para defenderse de ser devoradas por los animales y los humanos, igual que los animales desarrollan mecanismos de defensa, huida o camuflaje para evitar ser comidos por otros animales o también por los humanos, nosotros solo podemos contar con el conocimiento y con el aprendizaje de cómo estamos siendo usados como alimento para poder también defendernos de ello. Nuestra única protección es comprender qué está pasando, pues no podemos “luchar” físicamente contra algo que no vemos. Y de ese conocimiento es de lo que trata este curso.
Sabemos por nuestra experiencia directa con entidades del astral y otros parásitos, que la polaridad negativa vive y solo puede vivir de la absorción de la energía de otras entidades o conciencias. Y sabemos también por experiencia directa con nuestro trabajo con guías y otras entidades que llamamos “de luz” que estas “viven” del intercambio libre de energía y cooperación entre ellas (servicio a otros).
En general, toda entidad que evoluciona por el camino del servicio a uno mismo (STS) vive de la absorción de energía de los demás, como os he puesto en el esquema. Toda la energía que estamos generando está siendo manipulada por unos cuantos controladores (portales orgánicos en posición de poder), que a su vez, están siendo controlados por entidades 4D negativas, STS, que están recogiendo esta energía.
El porqué se alimentan con energías “negativas” está directamente relacionado con la “calidad” de esa energía, o por decirlo de otra forma, por la frecuencia o vibración de la misma. Todas las energías asociadas al miedo, terror, preocupación, enfados, ira, rabia, envidias, tristeza y resto que os podáis imaginar representan el bocado más exquisito para en la pirámide de alimentación de una entidad STS.
A gran escala, la energía negativa extraída de nuestro planeta (generada y forzada en nuestras emociones y pensamientos, manifestada en nuestra caótica realidad) no sirve solo como “alimento” a las entidades que frecuencialmente hablando se encuentran más cerca nuestro, sino que constituye solo la base de la pirámide jerárquica sobre la cual están organizadas las entidades “negativas”. Es decir, los “peones” del lado STS no son sino “recolectores energéticos” que no tienen más remedio que traspasar parte de la energía a los niveles superiores. Siempre hay una entidad negativa más poderosa que la entidad negativa que nos acabamos de expulsar del aura, y siempre esta otra entidad tiene por encima otra que es aún más negativa. La jerarquía en este lado del diagrama evoluciona hasta la cúspide de la pirámide en la que en alguna densidad bastante por encima de nosotros, una o dos entidades extremadamente poderosas son las receptoras finales de toda la energía generada y recolectada a todos los niveles, en este y en otros muchos sistemas del universo. Las entidades a medio camino en la pirámide no se dan cuenta de que su propia energía está siendo usada y absorbida por sus “comandantes” y superiores. A mayor nivel en este camino evolutivo, más difícil es defenderse de un posible “ataque” psíquico o energético de estas entidades, si no es con ayuda de otra entidad de polaridad contraria del mismo nivel.
Cooperación e intercambio
Pero por el mismo diseño cósmico, también existe el otro lado de la moneda. En el otro lado del esquema tenemos el camino evolutivo llamado Servicio a Otros, el positivo. Las entidades positivas que escogen este camino viven del intercambio libre de energía entre ellas, pues de energía viven y sobreviven todas las entidades una vez traspasado este nivel físico 3D en el que existimos. Y en este caso la vibración de esta energía es justamente la contraria a la que usan las entidades “negativas”. Es decir, que entidades STO trabajan, generan y se alimentan de emociones y frecuencias que llamamos “positivas”.
Aquí es realmente el deseo y la acción de ayudar a las demás entidades (nosotros incluyéndonos, es decir, entidades de orden superior trabajando con entidades de nivel inferior) lo que proporciona el sustento y la vibración necesaria para “existir”. La fuente de energía es además la FUENTE misma, de forma que es inagotable, todo lo que existe, por lo que no hay sensación de escasez, algo que tienen permanentemente presente las entidades negativas (miedo inherente a su polaridad de que se les va a acabar el “sustento”) ya que conscientemente esta polaridad ha “desconectado” de este sustento universal.
ea como sea, ambos modelos evolutivos parten del mismo lado, la única “Fuente” de todo lo que existe, en una existencia dual donde una parte no puede existir sin la otra. El universo (o los universos), en busca siempre del balance perfecto, de la entropía de la creación, mantienen ambos caminos en perfecto equilibrio, pues la energía no se crea ni se destruye, sino que se transmuta.

Los motivos detrás de la situación del planeta
Así que, con todo lo que hemos visto hasta ahora, la cosa no tiene mucho misterio, y para decirlo simplemente: nuestro sistema energético no es otra cosa que “comida” para estas entidades. Es algo que me han corroborado centenares de veces en los años que llevo haciendo sanaciones. Es algo que quizás a algunas personas les cueste entender, y ya no digamos aceptar, pero básicamente eso es lo que somos: alimento nutricional para entidades de un nivel de conciencia mayor que el nuestro (en muchos casos).
Así que, ¿qué forma más fácil de generar un festín de energía negativa que tener a 7 billones de personas en estado constante de preocupación, miedo, y todo tipo de energías asociadas? ¿Qué tal si generamos crisis económicas, guerras, problemas a escala global, etc. que no pueden ser de ninguna forma solucionado por aquellas personas “normales” para ello? ¿Qué tal si ayudamos y manipulamos para poner a todos los portales orgánicos en posiciones de máximo poder para poder atarlos y manipularlos energéticamente?
Ahí tenéis una buena dosis de cosas para pensar. Es cierto, los PO están donde están porque están siendo usados como marionetas para controlar al resto de la población, ignorante, en muchos casos de lo que está sucediendo. El mundo está controlado por psicópatas, portales orgánicos, manipulados por entidades negativas 4D o superiores para su propio provecho. Somos las pilas y los generadores de energía que salían en la película Matrix, no para máquinas, tal y como nos lo mostraban, sino para seres de un nivel evolutivo superior, que han escogido nuestro planeta como reserva de alimento, y que están haciendo todo lo posible porque lo sigamos siendo.
Portales Orgánicos, psicópatas y graduación 4D negativa Como ya hemos visto, un portal orgánico es como un “cilindro vacío”, que está “habitado” por una conciencia o entidad 2D a punto de dar el salto a 3D, pero también puede suceder, y sucede, que ese cuerpo físico, pre-adámico, este manipulado por otras entidades, negativas, de otro nivel evolutivo superior, que aprovechan la oportunidad de que son fácilmente para su propósitos, y los controlan. Su función original ha sido corrompida y usurpada para servir a otro propósito en estos momentos: absorber energía, distraer, causar confusión, ser vectores de manipulación, de la raza adámica o personas que son encarnaciones de Yo Superiores. Puesto que son “portales”, han podido ser usados por entidades 4D negativas, sin ninguna dificultad, especialmente porque no tienen ninguna forma de acceder al conocimiento de cómo protegerse de ellas. De hecho, al no tener alma 3D y un sistema energético completo, tal y como nosotros entendemos este concepto, estas personas funcionan y se nutren automáticamente a partir del robo de energía, como parte de su proceso de crecimiento, que a su vez actúa de conducto hacia densidades superiores en casi todos los casos.
Si distribuimos a todas las personas del planeta en una curva de campana, lo que tenemos básicamente es lo siguiente:
Por un lado, en el extremo derecho de la curva, tenemos aquellas personas que actualmente son una encarnación de una entidad (Yo Superior) y que están “caminando”, creciendo y trabajando en pos de su evolución y posterior “graduación” de este nivel evolutivo, listas para convertirse en “graduados” 3D y pasar a 4D.
Por el otro lado, en el extremo más negativo de la curva, tenemos personas que no tienen ninguna posibilidad de evolucionar por ningún lado, siendo parte del grupo de portales orgánicos “bloqueados” o usados, por otras entidades para otros propósitos
(4D Servicio a uno mismo o STS). Finalmente, en el centro de la curva, tenemos a la masa de la población, donde aprox. la mitad son portales orgánicos a nivel físico (y a nivel de alma son entidades 2D camino de 3D), y la otra mitad son personas cuyo desarrollo evolutivo, a pesar de ser encarnaciones 3D y tener el potencial para ello, no está siendo explotado o trabajado, y por tanto, presentan un patrón de comportamiento que los hace imposibles de distinguir de miembros del otro grupo.
Esto es, juzgar si alguien que pudiéramos llamar “poco evolucionado” es un portal orgánico o una persona “básica”, por decirlo así, no puede hacerse por simple observación.
Entran en juego los “psicópatas”
Puesto que el mundo está controlado por portales orgánicos, las personas que mueven los hilos para su propio beneficio y ganancia no conocen lo que significa la empatía, así que, ¿dónde están en esta curva los “malos de la película”?.
Normalmente la mayoría de estos individuos pertenecen al extremo más negativo de la curva anterior, es decir, portales orgánicos cuyos “cuerpos” o cuya “alma 2D” está secuestrada o manipulada por entidades 4D STS. Han maniobrado para llegar al poder y campan a sus anchas dirigiendo nuestras vidas. Aun así, tampoco hemos de irnos a esos extremos para encontrar este tipo de comportamientos, ya que, entre la población de portales orgánicos de la parte media de la curva, es donde nos encontramos con nuestros “psicópatas” privados, es decir, las personas que se cruzan por nuestra vida y que exhiben el mismo tipo de comportamiento, pero no tienen el mismo poder de manipulación a escala global.
Toda entidad 2D encarnada en un cuerpo físico sin potencial de albergar un Yo Superior 3D es una presa potencial para una “posesión” (por decirlo de alguna forma), de entidades negativas 4D. Y aun en el caso de que estos POs no estén siendo manipulados por ninguna entidad, puesto que deben obtener energía de otras personas para su propio “alimento”, causan estragos en la vida de aquellas personas “con alma” con las que se juntan, pues se nutren de ellas.

Más complicado aún: graduación STS o graduación STO
Pero la cuestión es mucho más compleja. Pues no todas las personas que pudiéramos pensar que se comportan como POs lo son y no todas las que pensamos que puedan estar siendo manipuladas por entidades negativas lo están, y es que hemos de tener en cuenta que siempre, siempre, existen dos caminos evolutivos, el llamado servicio a otros (STO, positivo) o el llamado Servicio a uno mismo (STS, o negativo). Así que, nuestro tirano favorito, ¿es un PO de aquellos que simplemente ve la vida desde los tres primeros chakras, que busca su propia ganancia y bienestar sin importarle para
nada el de los demás, es un portal orgánico “normal” manipulado por una entidad negativa, o es una persona completamente “3D” que ha elegido un camino de servicio a uno mismo?
En este último caso, es imposible distinguirlos tampoco. Nuestro dictador de turno (a nivel particular o a nivel general) puede ser perfectamente una entidad 3D, preparándose para graduarse hacia un 4D negativo o STS, lo cual significa que el nivel de resonancia o acumulación de “negatividad” en él tiene que ser tal, que sus acciones resuenan a escala planetaria. Es igual de difícil graduarse hacia una polaridad positiva que hacia una negativa, pero una vez escoges uno de los dos caminos conscientemente, es mucho más fácil trabajar hacia la polaridad STO que hacia la otra. Aquellos grandes “psicópatas” de la historia (portales orgánicos que no pueden mimetizar u ocultar lo que son), de nuestra época presente y de otras, aquellas personalidades que han hecho o están haciendo un gran daño a la humanidad, pueden ser perfectamente almas 3D buscando su graduación final en una polaridad negativa. componentes más importantes que hemos de entender para comprender la situación actual de nuestro planeta y muchas de las cosas que nos vamos a encontrar cuando hagamos lecturas de registros akashicos.
Así como existen entidades de primera, segunda y tercera densidad, existen también entidades y seres de cuarta, quinta y sexta, al menos hasta ese nivel tenemos cierta información y constancia de ello. Y también somos conscientes de que existen entidades y seres que llamamos positivos, y entidades y seres que llamamos negativos. Las etiquetas son puramente “humanas”, basadas en la percepción del efecto que estas entidades, que no vemos como tales, causan en nosotros. Estas polaridades son inherentes a la creación, al gran juego cósmico en el que existimos, y una no puede existir sin la otra…

ROW extraído de David Topi 9-2017


http://www.facebook.com/Alasdeconciencia/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *