Ley del Uno – Proceso de Sanacion

Ley del Uno – Proceso de Sanación

Sesión 5 y 6

Proceso de Sanación

…RA: Soy RA. Comenzaremos por la primera de las tres enseñanzas/aprendizajes.
Comenzamos por el aprendizaje/enseñanza mental necesario para contactar con la infinidad inteligente. El prerrequisito del trabajo mental es la capacidad de mantener el silencio del propio ser de forma constante cuando este lo requiera. La mente debe abrirse como una puerta. La clave es el silencio.

Tras la puerta se encuentra una construcción jerárquica que podríais comparar a la de la geografía y, en algunos casos, a la de la geometría, pues esta jerarquía es bastante regular y mantiene relaciones internas.

Para comenzar a dominar el concepto de las disciplinas mentales es necesario examinar el yo.
Debe interiorizarse la polaridad de vuestra dimensión. Allí donde encontréis paciencia en vuestra mente, debéis consciente mente hallar la impaciencia correspondiente, y viceversa. Cada pensamiento que tiene un ser, tiene a su vez una antítesis. Las disciplinas de la mente implican, en primer lugar, identificar tanto esas cosas que aprobáis como las que no aprobáis en vosotros mismos, y a continuación equilibrar todas y cada una de las cargas positivas y negativas con su igual.
La mente contiene a todas las cosas; por lo tanto, debéis descubrir esa completitud dentro de vosotros mismos.
La segunda disciplina mental consiste en la aceptación de la completitud en el interior de vuestra conciencia. No le corresponde a un ser de polaridad en la conciencia física ser exigente con los atributos, construyendo así los roles que ocasionan bloqueos y confusiones en el ya distorsionado complejo mental. Cada aceptación mitiga parte de las numerosas distorsiones que engendra la facultad que denomináis juicio.
La tercera disciplina de la mente es una repetición de la primera, pero con la mirada dirigida al exterior, hacia las entidades semejantes que encuentra. En cada entidad existe la cualidad de lo completo; por ello se necesita la capacidad de comprender cada equilibrio. Cuando observáis paciencia, es vuestra responsabilidad reflejar en vuestra comprensión mental paciencia/impaciencia. Cuando observáis impaciencia, es necesario que vuestra disposición mental de comprensión sea impaciencia/paciencia. Este es un ejemplo sencillo. La mayoría de disposiciones de la mente tiene múltiples facetas, y la comprensión de las polaridades, ya sean del yo o del prójimo, como las denominaríais, puede y debe entenderse como una tarea sutil.
El siguiente paso es la aceptación de las polaridades del prójimo, lo que refleja el segundo paso. Estos son los cuatro primeros pasos del aprendizaje de las disciplinas mentales. El quinto paso implica observar las proporciones y las relaciones geográficas y geométricas de la mente, la mente del otro, la mente colectiva, y la mente infinita.
El segundo ámbito de aprendizaje/enseñanza es el estudio/comprensión de los complejos corporales. Es necesario que conozcáis bien vuestro cuerpo. Se trata de emplear la mente para examinar cómo afectan las emociones, las preferencias, lo que llamaríais las emociones, a las diversas partes del complejo corporal. Será necesario comprender la polaridad corporal y aceptarla, repitiendo en una manifestación química/física el trabajo que habéis realizado sobre la mente al examinar la conciencia.
El cuerpo es una criatura creada por la mente. Tiene sus preferencias.
Primero, la predisposición biológica debe ser totalmente comprendida, y seguidamente debe permitirse a la predisposición opuesta hallar su plena expresión en la comprensión. De nuevo, debe completarse el proceso de aceptación del cuerpo como una entidad equilibrada y polarizada. A continuación, queda la tarea de extender esa comprensión a los cuerpos de los demás que hallaréis en vuestro camino.
El ejemplo más simple de esto es la comprensión de que cada organismo biológicamente masculino es femenino; cada organismo biológicamente femenino es masculino. Es un ejemplo sencillo. Sin embargo, en prácticamente todos los casos en los que tratéis de alcanzar la comprensión del cuerpo del propio ser o del prójimo, de nuevo hallaréis que se necesita el discernimiento más sutil para captar plenamente los complejos de polaridad implicados.
El tercer ámbito es el complejo espiritual que personifica los campos de fuerza y de conciencia, que son los menos distorsionados de vuestro complejo mente/cuerpo/espíritu. La exploración y equilibrado del complejo espiritual es, de hecho, la parte más extensa y sutil de vuestro aprendizaje/enseñanza. Hemos considerado a la mente como un árbol. La mente controla al cuerpo. Con la mente focalizada en un punto, equilibrada y consciente, y el cuerpo confortable en cualesquiera tendencias y distorsiones que proporcionen un equilibrio adecuado para el instrumento, este último se encuentra entonces listo para proseguir con el gran trabajo.
Es el trabajo del viento y del fuego. El campo energético del cuerpo espiritual es un camino, o canal. Cuando cuerpo y mente se encuentran abiertos y receptivos, el espíritu puede convertirse en una especie de lanzadera, o elemento comunicador, a partir de la energía individual/voluntad ascendente de la entidad, y a partir de las emanaciones descendentes del viento y del fuego creativos.
La capacidad de sanar, como cualquier otra, a la que este instrumento llamaría capacidad paranormal, se ve afectada por la apertura de un camino de paso o lanzadera a la infinidad inteligente.
Hay muchos en vuestro plano que presentan una abertura o puerta de acceso aleatoria en el campo energético de su espíritu, en ocasiones creada por la ingestión de sustancias químicas como lo que este instrumento llamaría LSD, que son capaces, aleatoriamente y sin control, de conectar con las fuentes de la energía. Pueden ser entidades que desean servir, o no.
La finalidad de abrir ese canal de manera meticulosa y consciente es servir de un modo más fiable, más común o habitual, como lo percibe el complejo de distorsión del sanador. A otros les pudiera parecer que obra milagros, pero para el que ha abierto cuidadosamente la puerta a la infinidad inteligente, es algo ordinario; es algo común; es como debería ser. La experiencia vital se transforma en cierta manera. El gran trabajo prosigue.

En este momento consideramos que estos ejercicios son suficientes para el comienzo de vuestro aprendizaje. En un futuro, cuando sintáis que habéis cumplido con lo que se os ha expuesto, comenzaremos a guiaros hacia una comprensión más precisa de las funciones y los usos de esta puerta de acceso a la experiencia de la sanación.

Frecuencia 528 Restauración y curación del ADN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *