Ley del Uno – Sesion 10 Sobre como acelerar el camino hacia la Ley del Uno


Ley del Uno – Sesion 10 Sobre como acelerar el camino hacia la Ley del Uno
EL TOMAR CONCIENCIA TE DA ALAS·MARTES, 27 DE NOVIEMBRE DE 2018·2 MINUTOSLeída 5 veces
RA: Soy Ra. Entendemos que habláis ahora de nuestra información
previa. La llamada comienza con uno. Esta llamada equivale al infinito, y
no es, como diríais, contabilizada. Es la piedra angular. La segunda
llamada se añade a la primera. La tercera llamada potencia o dobla a la
segunda, y así sucesivamente, cada llamada adicional dobla o suma su
poder a todas las llamadas precedentes. Así, la llamada de muchos de
vosotros está muy fortalecida y se escucha de manera abrumadora en los
confines infinitos de la Creación Única.
INTERROGADOR: De cara al desarrollo general del lector de este libro,
¿podríais plantear algunas de las prácticas o los ejercicios que pueden
realizarse para acelerar el camino hacia la Ley del Uno?
RA: Soy Ra.
Ejercicio uno. Este es el de carácter más central y aprovechable en vuestro
complejo de ilusión. El momento incluye amor. Esa es la
lección/objetivo de esta ilusión o densidad. El ejercicio consiste en ver
conscientemente ese amor en las distorsiones de la conciencia y el
discernimiento. El primer intento es la piedra angular. Sobre esta
elección reposa el resto de la vida-experiencia de una entidad. La segunda
búsqueda de amor en el interior del momento comienza la suma. La
tercera búsqueda potencia a la segunda, la cuarta potencia o dobla a la
tercera. Al igual que con la forma anterior de elevar la potencia, se
producirá cierta merma debido a las imperfecciones de la búsqueda, por
una distorsión de falta de sinceridad. Sin embargo, la declaración
consciente que realiza el yo para el yo del deseo de buscar el amor es un
acto tan central de la voluntad que, como anteriormente, la pérdida que
produce esa resistencia es intrascendente.
Ejercicio dos. El universo es un solo ser. Cuando un complejo
mente/cuerpo/espíritu observa a otro complejo mente/cuerpo/espíritu, ve
al Creador. Este es un ejercicio útil.
Ejercicio tres. Mirad fijamente un espejo. Ved al Creador.
Ejercicio cuatro. Observad la creación que se encuentra alrededor del
complejo mente/cuerpo/espíritu de cada entidad. Ved al Creador.
La base o prerrequisito de estos ejercicios es una inclinación hacia lo que
podría llamarse meditación, contemplación, u oración. Con esa actitud
pueden procesarse estos ejercicios; sin ella, los datos no profundizan hasta
las raíces del árbol de la mente, que es lo que permite activar y dignificar
el cuerpo y llegar a tocar el espíritu…”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *