Los Miedos limitantes

La Vibración del Miedo

 David Topí 

miedo

Uno de los bloqueos más recurrentes en las personas, en su sistema energético, es el miedo. Miedo a esto, a lo otro, a lo de más allá. Miedo a lo que va a pasar, a lo que pasó o a lo que está pasando. Miedo al que dirán, miedo a triunfar, miedo a lo paranormal, miedo a morir, miedo a la soledad, miedo a no ser aceptado, etc., etc. Enormes pegotes de energía bloqueada se generan en nuestro cuerpo emocional, en nuestro subconsciente y por todo el cuerpo físico, vibrando a la frecuencia del miedo.

Este miedo no es otra cosa que el ladrillo, el bloque principal, que energéticamente sustenta la negatividad existente en todo el planeta en los niveles en los que se encuentra actualmente.

Todo es provocado

El miedo no es el estado natural anímico del ser humano. Había comentado anteriormente que este juego en el que estamos metidos ha sido extremadamente manipulado de forma que todas las reglas del juego se han doblegado por parte de esas sombras que andan detrás de la mayoría de problemas que suceden hoy en día. Hablamos por supuesto a nivel energético. Este “poder negativo” se lo “pasa bien” proyectando en el inconsciente colectivo todo tipo de míedos para que sea eso a lo que resonemos. La televisión, las noticias, muchos libros, las películas, incluso cierto tipo de música. Todo está calculado para que genere, de forma inconsciente, algún tipo de míedo en nosotros.

En el momento en que esa energía de tan baja vibración se estanca y empezamos a fortalecerla con nuestros pensamientos y sentimientos, nuestro nivel de vibración general y de energía empieza a caer por los suelos. El problema es que en realidad, estamos tan bajos normalmente, aunque no no los parezca, que no nos damos cuenta.

Profetas del caos

Todos, en cierta forma, somos generadores de míedo en el momento en el que damos validez a un pensamiento que está basado en esta energía. ¿Qué viene el 2012? Pues que venga. ¿Qué anuncian desastres apocalípticos? Que los anuncien. Esa no tiene por que ser tu realidad. Esa no tiene porque ser la línea temporal en la cual habites y existas. Tu puedes elegir tu propia línea temporal y tu propia cadena de sucesos futuros. Desánclate de la frecuencia del miedo, sea el que sea, y eleva un poco tu nivel energético, así podrás ayudar a que todo el mundo alrededor tuyo, debido a tu influencia energética e interacción entre auras, eleve también la suya.

Los que os consideréis “trabajadores de la luz” o personas que trabajáis por servicio a otros, de la forma que sea, habéis (habremos) de cambiar la forma de interactuar con el mundo si con nuestro trabajo queremos generar un resultado que eleve el bienestar de todos en vez de machacarlo. El simple hecho de que en Facebook cada día empecemos a decir que esto que pasó tiene que ver con el 2012, que mi canalización del otro día me dice que viene un terremoto, que mis guías me dicen que las cosas van a ir a peor, etc., no hacen otra cosa que generar personalmente esa línea temporal, pero es que, si son personajes públicos, arrastran a todos los que les siguen en esa misma manifestación de una realidad concreta.

Múltiples opciones

Existen tantas líneas temporales de sucesos futuros y de realidades paralelas como personas en el planeta. Cada cual genera su propia cadena de eventos, y cuando muchas personas están de acuerdo en un futuro concreto, este se manifiesta como una línea temporal a escala global. La vibración del miedo es lo que mantiene

tienes en tu interior, puede ser superado

Tambien l

a la real

Existen tantas líneas temporales de sucesos futuros y de realidades paralelas como personas en el planeta. Cada cual genera su propia cadena de eventos, y cuando muchas personas están de acuerdo en un futuro concreto, este se manifiesta como una línea temporal a escala global. La vibración del miedo es lo que mantiene a la realidad en la que nos encontramos en la situación actual, ya que millones de nosotros mantenemos esa baja frecuencia constantemente. Cambiar el mundo no pasa sino por cambiar nuestra frecuencia de vibración individual, modificar nuestra perspectiva de la realidad hacia aquello en lo que realmente queremos vivir, y luego arrastrar con nosotros a todos aquellos que tengan la misma concepción y visión, de forma que en conjunto, sea a nivel de grupo, a nivel local, a nivel de región o a nivel de país, esas personas vivan en una realidad que pueda no tener nada que ver con lo que esta pasando en cualquier otra parte del planeta. Por mucho que cueste entenderlo, infinitas realidades pueden coexistir a la vez, y millones de posibilidades se abren delante nuestro con cada uno de nuestros pensamientos, decisiones y acciones.

Simplemente, cuando algo parezca que te induce a cambiar la reaidad en la que nos encontramos en la situación actual, ya que millones de nosotros mantenemos esa baja frecuencia constantemente. Cambiar el mundo no pasa sino por cambiar nuestra frecuencia de vibración individual, modificar nuestra perspectiva de la realidad hacia aquello en lo que realmente queremos vivir, y luego arrastrar con nosotros a todos aquellos que tengan la misma concepción y visión, de forma que en conjunto, sea a nivel de grupo, a nivel local, a nivel de región o a nivel de país, esas personas vivan en una realidad que pueda no tener nada que ver con lo que esta pasando en cualquier otra parte del planeta. Por mucho que cueste entenderlo, infinitas realidades pueden coexistir a la vez, y millones de posibilidades se abren delante nuestro con cada uno de nuestros pensamientos, decisiones y acciones.

Simplemente, cuando algo parezca que te induce a tener miedo, dite a ti mismo, eso no lo quiero en mi realidad

Bruce Lipton La Biología de la Creencia

La vibración del miedo

Superar tus miedos

 David Topí  

Cuando era pequeño me aterraba dormirme y que mi mano, por descuido o relajación, estuviera caída hacia fuera de la cama y rozando el suelo. La razón era, qué, según recuerdo, cuando tenía pocos años vi un monstruo o bicho de esos que los niños ven, y que venía a comerse mi mano (o vete a saber a que venía, la cuestión es que se colaba por debajo de la puerta de la habitación y  se abalanzaba sobre mi). A raíz de esto durante cierto tiempo tuve que dormir estando seguro que ninguna parte de mí cuerpo sobresaldría fuera de mí cama.

Cuando tuve ya algo más de razón empecé a pensar que la única forma de comprobar si el bicho aún seguía esperando para atacarme en mis sueños era ponerle un cebo. Si quería superar el miedo a ataques nocturnos tenía que plantarle cara y darle una buena paliza, si es que se presentaba, así que empecé a dormir de nuevo dejando un brazo colgando a propósito que casi rozaba el suelo. Ni a la primera noche, ni la segunda, ni ninguna de las siguientes, el monstruo de mís primeros años apareció en mis placidas noches de descanso. El hecho de poder dormirme dejando el brazo colgando hizo que a partir de entonces me diera cuenta que ya no le tenía miedo a nada que pudiera aparecer por muy cara de bicho que tuviera.

Nuestros miedos más profundos son nuestro obstáculo más grande

Todos tenemos miedos, fobias y aprensiones: miedo a hablar en público, miedo a relacionarnos con la gente, miedo a tener éxito (de los más comunes), miedo a que las cosas nos vayan bien, miedo a que nos quieran, miedo a que nos hagan daño, y así podría seguir. Estos miedos están ocultos en nuestro inconsciente y nos bloquean hasta que alguien o algo nos lo saca a la superficie y nos lo hace patente. Lo peor que alguien nos puede hacer es sacar a relucir una faceta nuestra que no queremos afrontar, pues eso significa ver reflejado de repente y tener que lidiar con algo que querríamos bien enterrado en nuestro interior. Sin embargo no existe mayor obstáculo para nuestro desarrollo personal que no querer afrontar y superar ese muro que nosotros mismos nos hemos construido en la mayoría de los casos.

Identificar nuestro mayor miedo

El primer paso para superar algo es identificarlo. No es cuestión de remover de golpe todo lo que tenemos enterrado en nuestro interior,  por lo que la idea es seleccionar aquello que en estos momentos más perjuicio nos está creando (por no permitirnos mejorar o avanzar en una o más áreas de nuestra vida). Quizás te aterra salir a conocer gente nueva y eso te está convirtiendo en un solitario, quizás el tener miedo a hablar en público está bloqueando tus posibilidades de carrera, quizá tu miedo a salir herido está haciendo que tu relación no esté al 100%. Identifica aquello que ahora mismo más te bloquea y ponlo por escrito.

Asumir nuestro miedo es el primer paso para superarlo

Existe una técnica denominada EFT (Emotional Freedom Technique) que ha tenido mucho éxito debido a que, entre otras cosas, nos enseña a asumir aquello que queremos superar. La idea es repetir (mentalmente, en voz alta y/o por escrito) algo parecido a: a pesar de que tengo miedo de XXXX, me acepto completa y profundamente, me acepto tal y como soy…etc.
Cualquier variante de la frase anterior funcionará. La idea es traer a la mente consciente aquello que queremos afrontar, y por supuesto eliminar. Una vez ha salido de las tinieblas de nuestro inconsciente, ya tenemos la primera batalla de nuestra guerra ganada.

Buscar las causas (no tan) aparentes

¿Qué nos induce a comportarnos así o tener ese miedo? Si realmente se trata de algo muy arraigado, una fobia, un trauma profundo, el trabajo interno que deberemos hacer será mucho más largo y serio que si se trata de algo medianamente pasajero de lo cual tenemos identificado claramente su causa. Si no somos capaces de trabajarlo por nosotros mismos, podemos buscar ayuda en disciplinas como el coaching personal, algún tipo de terapia, alternativas como el hipnotismo o regresiones, etc. Conocer la raíz del problema es más que ganar una batalla, es casi como darle la estocada final al jefe del ejercito contrario.

Enfréntalo, y supéralo

Finalmente el siguiente paso es recrear una situación en la cual antes nos sentíamos paralizados o con miedo a actuar: haz esa conferencia frente a 100 personas, vete a un bar y ponte a hablar con desconocidos, expresa tus sentimientos más profundos a quien quieres que los conozca, ábrete a la prosperidad y a la abundancia. Hace falta cierta dosis de coraje y valor, pero es tu única alternativa si realmente quieres superarlo. El tiempo que tardes en llegar a sentirte cómodo cuando antes te sentías aterrado no es importante, lo importante son dos cosas: el método que habrás asumido sobre como ir eliminando barreras interiores, y la confianza de saber que no importa que tienes en tu interior, puede ser superado

Les dejo una sanación probada ya,  que uso en los RA y que es suficiente para liberarse del miedo:
Solicito que se elimine por parte de mi Yo Superior todas las partículas cuya carga energética tiene como base la energía del miedo, de todos mis componentes, elementos, y estructuras físicas y energéticas, en todos los niveles de mi realidad, en todas las versiones de mi existencia. Solicito que se transmuten todos los conglomerados y acumulaciones de energías con sustrato de miedo presentes en mí en el sustrato cuántico de la Creación, liberando a mi sistema energético de la carga que representan y agradeciendo los aprendizajes que haya podido recibir a través de las vivencias que llevaron a ese miedo a acumularse en mí. Gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *