Resonancia schumann

 
 
 
 
 
 

¿Qué es la resonancia Schumann? Todos los organismos vivos interactúan e interconectan con ondas electromagnéticas, y todos los habitantes de la Tierra tienen la memoria del ADN original basado en la Tierra, que resuena con las ondas de baja frecuencia, conocidas como las Resonancias de Schumann, en la atmósfera de la Tierra.
Las Resonancias Schumann son un conjunto de picos de espectro en la porción de frecuencia extremadamente baja (ELF) del campo electromagnético de la Tierra, que es similar a decir que estos pulsos son los ritmos del corazón del planeta. Por esta razón, la mayoría de las personas están extremadamente abiertas a conducir estas ondas de Señalización Electromagnética a través de su Bio-Neurología personal que está siendo estimulada por estos rangos de frecuencias extremadamente bajas, como 7.83 Hz, lo que se conoce como la medición del rango fundamental de Estas olas en la tierra.
Las resonancias de Schumann son resonancias electromagnéticas globales, generadas y excitadas por descargas de rayos en la cavidad electromagnética de la Tierra (el espacio entre la superficie de la Tierra y la ionosfera

 

 

Este rango de baja frecuencia se produce comúnmente en el cerebro humano, cuando se relaja en estados alfa o theta. Las ondas de radio o frecuencia extremadamente baja que se generan de forma artificial o natural pueden sincronizarse con estas mismas frecuencias en el cuerpo humano, teniendo una variedad de impactos en las señales electromagnéticas y de ADN humanas que afectan aún más las ondas cerebrales y el estado de conciencia .

 

 

 

 

Resonancias de Schumann

 Tiempo Real

 

Picos en la resonancia Schumman y cambios de consciencia
por David Topí 
En las últimas semanas hemos tratado de hacer llegar la idea de que la realidad interior es la clave para todo proceso de cambio exterior, y el reflejo de lo que cada uno contiene en si mismo, algo que han dicho miles de personas a lo largo de toda la historia, y que aquí solo repetimos una vez más porque es necesario traer a la luz de la mente consciente el convencimiento de que es así, para que el ser humano pueda reducir el poder de los automatismos que nos manejan, y ser más conscientes que nuestra realidad está en nuestras manos (en el conjunto de nuestro sistema energético y psíquico), y qué, en consecuencia, el destino común está en las manos de los destinos individuales, creando la realidad consensuada global de una u otra forma, según más personas se hagan cargo de las suyas propias, o según más personas dejen que las dinámicas y fuerzas que siguen ejerciendo el control y poder sobre uno lo hagan.
A este tipo de observaciones, hay que añadir que no existe juicio asociado a que una de las dos opciones sea “mala” o “buena”, es algo que ya hemos dicho hace tiempo que, desde el ser que somos, todo es experiencia, y que no hay etiquetas respecto a lo que es “positivo” o “negativo”, mientras sea “experiencia” de la que se pueda obtener un aprendizaje, por lo tanto, mientras el tablero de juego que es nuestro planeta siga permitiéndolo, habrá opciones de seguir encontrando detonantes y posibilidades para coger los mandos y riendas de la realidad personal.
Pero el planeta ya está acelerando
Hace unos días, el pasado 31 de Enero, un artículo del observatorio ruso espacial (Russian Space Observing System), traducido en el portal Reddit, indicó un aumento de la frecuencia de resonancia de Schumman, en un pico, a 36Hz durante ese día. Es algo importante, pues en el año 2014 ya se habían detectado algunos picos por encima de los 20Hz (en el rango de 15-25Hz en la mayoría de veces). Los colores de la gráfica suelen ser generalmente azul con verde ocasional, pero no blanco, que es un indicativo de esa frecuencia tan elevada según las escalas que usan en el observatorio para medirla.
Y es que esta frecuencia, marca, de alguna forma, el nivel de “vibración” que se considera es la resonancia base del planeta, y que, como hemos comentado en alguna ocasión, ha sido siempre en esta realidad y ciclo evolutivo actual, de 7.83Hz, pero que, desde hace unas tres o cuatro décadas, está subiendo paulatinamente. De hecho, los antiguos Rishis indios llamaban a esta frecuencia, de 7,83Hz, la frecuencia del OM. También habréis oído o leído que el siguiente “nivel de juego”, el siguiente nivel de consciencia, la siguiente “realidad” hacia la que nos movemos, tiene su frecuencia de resonancia estable en 15,6Hz, es decir, que cuando en todo momento nos encontremos con que esa sea la frecuencia de vibración del planeta de forma permanente y en todo su conjunto, será cuando posiblemente empezaremos a ver cambios más drásticos, rápidos y estables a nivel físico en nuestra realidad, consecuencia del aumento de vibración, consciencia, evolución, etc., del planeta, y de todos nosotros.
Cambios en el tiempo y en la realidad
Este aumento de la frecuencia de resonancia Schumann es un efecto posiblemente de los cambios que estamos viviendo como sociedad, pues la consciencia y los campos mórficos que marcan el nivel más bajo y más alto de eso que llamamos nuestro “inconsciente colectivo”, afectan en gran medida a los ritmos y frecuencias del planeta que habitamos. La Tierra también cambia, y su sistema energético y estructura está asimismo ajustándose a otros niveles. Decenas de anomalías se han visto reflejadas en los últimos tiempos en las mediciones de los campos magnéticos, de las líneas de energía, de los polos, etc. Además, los cambios en la percepción del tiempo, su “aceleración”, la sensación de que la realidad está alterada, nosotros desubicados, etc., van también implícitos en este aumento de resonancia, ya que la frecuencia de Schumann sintoniza o reverbera con los niveles alfa y theta del cerebro, por lo que un cambio en la primera, afecta directamente a los segundos. Todo pasa más deprisa, todo va más deprisa y parece que vamos corriendo siempre para alcanzar algo que va por delante nuestro, y que ya no podemos ajustar, si no es siendo conscientes de que esto simplemente va a ir en aumento, y tenemos que adaptar lo que hacemos a esta nueva velocidad del tiempo.
Esto lleva además a lo que comentábamos en el artículo anterior referente a cuando se nos ponen las cosas patas arriba, pues para algunas personas todo esto produce choques drásticos internos que rompen muy rápidamente estructuras estancadas en uno mismo, que entonces se reflejan mucho más rápidamente en estructuras externas, otras personas, aunque menos drásticamente y más paulatinamente, también van viendo como cambian cosas sin saber que son ellos los que realmente están cambiando por todas las influencias que están afectando a la raza humana y al planeta en el que vivimos.
Influencia en las líneas temporales
Por el incremento de la resonancia base del planeta, es probable que también veamos, gracias a ello, un aumento de la distancia “energética” entre las dos líneas temporales principales que marcan la realidad de la gente en estos momentos, de las que ya hemos hablado en la conferencia de “Humanidad y Salto Evolutivo”, y también hemos dicho que suelen denominarse como la línea #33 (la que consideramos negativa, densa y continuación de la realidad actual) y la línea #42, que se considera la línea temporal de cambio de consciencia, evolutivo y de realidad de la raza humana.
Mientras ambas líneas coexistan una sobre otra, a niveles diferentes de percepción, pero simultáneas, aun todos estamos en la misma realidad, con mayor o menor influencia individual según resuenes con la parte más densa de la #33 o no (es decir, que aunque co-existan contigo personas o hechos que tengan su base en esa línea temporal, si tu alineación principal es con la vibración de la línea #42, más “elevada” su repercusión en tu realidad personal será menor), pero si estos picos de frecuencia suben y se van dando más regularmente, se mantienen y se aceleran, la separación de líneas muy probablemente se de mucho más rápidamente, y, entonces, empecemos a ver que la realidad que nos toque vivir será solo, y exclusivamente, la de la línea en la que nos encontremos.
En definitiva, un buen síntoma, y un buen augurio que estos picos de la resonancia de Schumman estén dándose con mayor regularidad. El cambio siempre es parte de la vida, ya lo hemos comentado en otros artículos, y, en este caso, el cambio planetario es parte de la evolución como especie y raza que somos, por mucho que los poderes en control se empeñen en pararlo, evitarlo o tratar de ralentizarlo.
26/05/2020 después de dos días de reposo esta manifestación de altisima vibración

 

 

 
http://sosrff.tsu.ru/
 

Cuáles son las resonancias de Schumann

Las frecuencias resonantes están entre 3-60 Hz y tienen picos distintos alrededor de las siguientes frecuencias extremadamente bajas;
7.83 Hz (fundamental)

14,3 Hz

20,8 Hz

27,3 Hz

33,8 Hz

Espectrograma 020-04-19 12:00UTC

 
 
 
 

Espectrograma 01-05-20

 
Fecha: una serie de tres fechas se muestran horizontalmente en la parte superior del gráfico en orden de izquierda a derecha.

El eje x representa el tiempo, en horas, usando el horario de verano de Tomsk (TLVA UTC + 7)

El eje y representa la frecuencia entre 0 y 40 Hz

 


Hora: para cada día, se muestra una secuencia de 0 a 24 horas horizontalmente en la parte inferior del gráfico. La zona horaria corresponde a la ubicación de la estación de monitoreo, Tomsk Summer Daylight Time (TLVA).

Mayo 2020

 

 

07-05-2020


El color indica la amplitud (intensidad) , el negro y el azul son los colores de fondo y luego la escala se mueve de verde a rojo hasta la amplitud más alta representada en blanco

 
 
 
 
 
 
 
 

¿Cómo leo los gráficos?
¿Como me afecta esto?
Es interesante observar la estrecha coincidencia entre las frecuencias de resonancia de Schumann y la actividad eléctrica registrada por un electroencefalograma (EEG) en el cerebro humano.
Las ondas cerebrales humanas tienen las siguientes frecuencias:
Estado Rango de frecuencia Estado mental
Delta 0.5Hz – 4Hz Sueño profundo
Theta 4Hz – 8Hz Somnolencia (también primera etapa del sueño)
Alfa 8Hz – 14Hz Relajado pero alerta
Beta 14Hz – 30Hz Altamente alerta y enfocado
https://twitter.com/schumannbot

Base de datos mundialFuente de datos proporcionados por el Centro Nacional de Datos Geofísicos de NGDC.
En una escala de 9 puntos, el parámetro foF2 de la base mundial se estima por el volumen y la homogeneidad de los datos en una serie de valores experimentales para cada estación ionosférica. Basado en el grado de llenado de la base de datos, el número total de estaciones (224 piezas) representa 9 grupos con un radio proporcional al grado de llenado (en el primer grupo, 8 estaciones, en el 2 ° – 10 estaciones, en el 3 ° – 11 °, en el 4 ° – 12, en el 5 – 14, en el 6 – 18, en el 7 – 22, en el 8 – 34, y en el 9º grupo de 95 estaciones).
¡Comprender la resonancia de Schumann y su efecto en usted!

al 25/05/2020
Desde arriba hacia abajo la segunda linea verde es la nueva frecuencia de Kumar la tierra. Ya ahi estamos conectados con el Universo
Sigue y seguira subiendo, cuando sea la linea continua podemos viajar por el tiempo y el espacio conectar a voluntad también dicosiandonos del cuerpo,
si tenemos la preparacion necesaria . Notese que la linea 33 sigue estando es la linea de arriba de 7.8 que seguira existiendo. Les dejo un enlace para la preparación necesaria

Aprender a disociarse conscientemente

ver  La Nueva Tierra

Ritmos circadianos y la resonancia de Schumann
El científico Rutger Wever investigó los ritmos circadianos de los seres humanos (nuestro ‘reloj interno’) y cómo se comportan los humanos cuando se los ubica en un entorno en el que no tienen señales de tiempo externas y son libres de elegir sus propios horarios de sueño / vigilia y luz / oscuridad .
Trabajando con el investigador alemán Jurgen Aschoff , Wever creó un búnker subterráneo para usar como laboratorio en el que los sujetos humanos podrían protegerse de cualquier señal de tiempo externa, incluidas las variaciones de luz, temperatura, campos electromagnéticos y la resonancia Schumann. Entre 1964 y 1989, este búnker se utilizó para realizar 418 estudios en 447 voluntarios humanos.
Uno de los hallazgos clave de estos experimentos fue que cuando eran libres de auto-seleccionar sus horarios, los humanos corrían en un día de aproximadamente 25 h, y optaban por acostarse en una fase circadiana mucho más tarde, lo que resultaba en un alargamiento del sueño. período del ciclo de vigilia debido a los efectos retardantes de la exposición a la luz en estas fases circadianas nocturnas.
Otro hallazgo seminal que surgió de los experimentos del búnker de Andechs fue el descubrimiento de que los ciclos humanos de sueño / vigilia podrían desincronizarse a partir del ritmo circadiano de la temperatura corporal central, un fenómeno conocido como ‘ desincronización interna espontánea ‘. Función endocrina, función tiroidea, depresión y otros trastornos afectivos manifestados en los búnkeres. Sin embargo, cuando se colocó una máquina que resuena a 7.83Hz en el búnker, los sujetos descubrieron que su malestar y enfermedades desaparecían o se aliviaban.

Abejas, polinización y SR

Pero los humanos no son los únicos afectados por la resonancia de Schumann: todos los animales también lo son, incluidas las abejas. Decir que las abejas son una especie clave se siente como un eufemismo masivo. Sin las abejas, la gran mayoría de los cultivos alimentarios no serían polinizados, y nosotros y todas las demás especies que dependen de esos cultivos para alimentarse, ya sea directa o indirectamente, lucharían por la supervivencia.
Los efectos de los neonicotinoides y los OMG en la disminución de las poblaciones de abejas están bien documentados. Sin embargo, también existe un consenso considerado de que una sobrecarga de frecuencias electromagnéticas está obstruyendo los sistemas internos de orientación, navegación y comunicación de las abejas, para lo cual dependen del campo magnético natural de la Tierra. Como resultado, las abejas simplemente se pierden, no pueden regresar a la colmena y mueren. Por supuesto, la resonancia de Schumann significa el campo magnético natural de la Tierra; De hecho, las abejas confían en SR para la navegación. Pero toda la perturbación geomagnética o “electro smog” que producimos (como la de las tecnologías inalámbricas como teléfonos celulares y Bluetooth) ha oscurecido la SR, lo que podría estar afectando la capacidad de las abejas para navegar, en detrimento de toda la vida en el planeta.
Los científicos también afirman que los animales que migran, de las aves a las ballenas, podrían verse afectados incluso por pequeños cambios en la resonancia de Schumann.
Sentido evolutivo
Muchos estudios han abordado las ideas de que la interrupción de la SR puede afectar la salud humana, comenzando con la investigación pionera de LB Hainsworth , que dio crédito a las hipótesis anteriores (como la de Konig) sobre los correlatos de la salud humana de la SR. Hainsworth reconoció que la frecuencia del ritmo dominante de las ondas cerebrales humanas (10.5Hz) y la frecuencia promedio a la cual hay una mínima interferencia natural en la cavidad de la ionosfera de la Tierra son idénticas. Entendió que esta frecuencia compartida tiene sentido evolutivo, con el cerebro humano operando en un “canal” atascado por un “ruido” mínimo.
Asumiendo que nuestros cerebros son sensibles a las señales de resonancia de Schumann, y que estas señales se han mantenido a frecuencias consistentes durante el tiempo evolutivo, es bastante seguro aceptar la posibilidad (como lo han hecho Hainsworth y otros) de que nuestro sistema nervioso central ha evolucionado para confiar en que se sincronizarán Biorritmos internos.
Además, cualquier alteración u oclusión de estas señales, como por electro-smog, puede causar un colapso o bloqueo de este mecanismo de sincronización en el que confiamos, ahogando las frecuencias promotoras de la salud, posiblemente incluso formativas. Muchas personas creen que esta es una de las razones del aumento de los cánceres y otras enfermedades que hemos experimentado durante el último medio siglo. Si bien hay cada vez más pruebas de que los teléfonos móviles pueden causar cáncer , se requieren más estudios para determinar las consecuencias más precisas del electro-smog en la salud humana.
Pero la investigación sobre los efectos de la energía electromagnética en el bienestar humano ofrece más claridad. Desde el trabajo de Hainsworth hace tres décadas, múltiples estudios (como este y este ) han fortalecido los vínculos entre la RS y otras resonancias geomagnéticas y la salud humana, la función cognitiva, las emociones y el comportamiento.
Algunos ( por ejemplo, este estudio ) sugieren que cualquier interrupción geomagnética desincronizante puede interferir no solo con el sueño, el equilibrio mental y los niveles de energía, sino también con la función cerebral, cardiovascular y del sistema nervioso autónomo, el ritmo circadiano, las secreciones hormonales y la reproducción.
Miro la resonancia de Schumann como el latido del corazón de la Tierra. Estamos acostumbrados a ver nuestro planeta como una gema deliciosa de agua fundida y agua para que la humanidad la devore a expensas de la salud y el bienestar de nuestra Tierra.
¿Podríamos hacer las cosas de manera diferente si supiéramos que la Tierra (Gaia) es una forma de vida inteligente consciente? Eso es lo que la ciencia está descubriendo y los expertos han dicho que han trabajado con las formas más avanzadas de tecnología aún ocultas al conocimiento público.
¿Qué es la resonancia Schumann?
Todo en nuestro multiverso está hecho del elemento común de “energía”. En esencia, la energía es información en movimiento. En otras palabras, la energía, compuesta de códigos / frecuencias (información), oscila creando vibración. Esas vibraciones crean patrones.
A medida que el mundo de la ciencia cuántica profundiza, descubre que estos patrones vibratorios imitan los mismos patrones geométricos que los sólidos platónicos, los campos de torsión y las espirales. Estos patrones vibratorios se replican e ilustran fundamentalmente a través de la naturaleza en conos de pino, girasoles, conchas de caracol, la formación de galaxias y la lista sigue y sigue. Estamos viendo la naturaleza organizativa de la energía (información) en la expresión vibratoria, la experimentamos como forma / materia / vida.
La Tierra está hecha de las mismas cosas, todo lo demás es … “energía”. Es una colección compleja de patrones vibratorios que organiza la energía en la forma que llamamos “Tierra”. Es un organismo vivo que respira, evoluciona y reacciona: “Gaia”. Muchos científicos están comenzando a llegar a la conclusión de que los planetas y las estrellas están tan vivos como tú y yo, llenos de conciencia / inteligencia. (La inteligencia como hemos descubierto no se limita a un cerebro). En lugar de mirar un planeta como una gran roca en órbita, es un organismo de conciencia inteligente.
La Tierra está viva y tiene sus propios latidos, expansión y contracción (inhalación / exhalación), y sus propios campos energéticos que crean atmósfera y un sofisticado ecosistema. La Tierra vibra y emite sus propios patrones vibratorios … su propia frecuencia colectiva. Podemos medir esa frecuencia científicamente y se llama Resonancia de Schumann: el latido del corazón de la Tierra.

 

“Las resonancias de Schumann son un conjunto de picos de espectro en la porción de frecuencia extremadamente baja (ELF) del espectro del campo electromagnético de la Tierra. Las resonancias de Schumann son resonancias electromagnéticas globales, excitadas por descargas de rayos en la cavidad formada por la superficie de la Tierra y la ionosfera …
En las resonancias normales … de Schumann, el modo fundamental es una onda estacionaria en la cavidad Tierra-ionosfera con una longitud de onda igual a la circunferencia de la Tierra. Este modo de frecuencia más baja (y de mayor intensidad) de la resonancia de Schumann se produce a una frecuencia de aproximadamente 7,83 Hz, pero esta frecuencia puede variar ligeramente de una variedad de factores, como las perturbaciones inducidas por el sol a la ionosfera, que comprende la parte superior pared de la cavidad cerrada “.
(Wikipedia)
¿Cómo se descubrió la resonancia Schumann?
En realidad, la resonancia Schumann fue descubierta mucho antes de que los científicos la teorizaran. En las antiguas escuelas de misterio entendieron la conexión entre la vibración de la tierra y la búsqueda de la iluminación. Hace mucho tiempo comprendieron la conexión de estar en armonía con la frecuencia natural de la tierra y sus beneficios para mejorar la vida.
“Los antiguos indios Rishis llamaron a 7.83 Hz la frecuencia de OM”.
Aquí hay una buena sinapsis del mundo de la ciencia descubriendo lo que sabían los yoguis …

“En 1953, el profesor WO Schumann de la Universidad de Munich estaba enseñando a sus alumnos sobre la física de la electricidad cuando descubrieron que la cavidad de la Tierra produce pulsaciones muy específicas; El pulso vibratorio del planeta Tierra.
En 1954, las mediciones tomadas por Schumann y el Dr. Herbert König, quien más tarde se convirtió en el sucesor de Schumann, confirmaron una frecuencia de la Tierra de 7.83 Hz. En los años siguientes, los investigadores de todo el mundo comenzaron a investigar lo que se denominó “Resonancias Schumann”
König comparó las grabaciones de EEG humano con los campos electromagnéticos naturales del medio ambiente. Eureka! Descubrieron que efectivamente había una correlación entre la resonancia de Schumann y los ritmos cerebrales. Esta relación entre la frecuencia de la tierra y las ondas cerebrales fue estudiada por investigadores de todo el mundo.
El Dr. König llevó a cabo mediciones adicionales de la resonancia de Schumann y finalmente llegó a una frecuencia de exactamente 7,83 Hz, lo que es aún más interesante, ya que esta frecuencia se aplica a los mamíferos. Por ejemplo, se ha encontrado que la conducción septal del ritmo del hipocampo en ratas tiene un umbral mínimo de 7,7 Hz (Gray, 1982) “.
(Extracto del artículo: http://www.schumannresonator.com/)

 

Cómo nos afecta la resonancia Schumann
Este es un tema complicado. Para comprender los efectos de la Resonancia Schumann en nosotros, debe comprender el concepto de RESONANCIA y ENTRETENIMIENTO.
La resonancia “ocurre cuando un sistema dado sintonizado a una frecuencia determinada comienza a oscilar o amplifica la presencia de una frecuencia externa preferencial. Las frecuencias que maximizan o amplifican un objeto dado sintonizado a una frecuencia específica se denominan frecuencias resonantes. Juntas, dos frecuencias tienen el poder de influenciarse mutuamente, si ambas están sintonizadas en concordancia para resonancia ”.
¡Simplemente dicho que una frecuencia vibratoria puede armonizar con otra!
El arrastre es “el proceso por el cual dos sistemas oscilantes interactivos, que tienen períodos diferentes cuando funcionan independientemente, asumen un período común. Los dos osciladores pueden caer en sincronía, pero también son posibles otras relaciones de fase. El sistema con la mayor frecuencia se ralentiza y el otro se acelera “. (Wikipedia)
En otras palabras, una frecuencia vibratoria puede sintonizar la otra, ¡entrenarla en armonía!
Los humanos están sintonizados con la vibración de resonancia de la Tierra.
Los seres humanos vibran (sí, eso significa usted) y la frecuencia que emiten oscila entre 5 y 10 Hz. Estamos en el mismo rango que los 7.83hz de la tierra. Apuesto a que si los estudios realizados profundizaran un poco más, habrían encontrado que las personas que emiten una frecuencia más cercana a 7.83 estarían más tranquilas y saludables.
“Al probar la respuesta del cuerpo humano en una plataforma vibratoria, muchos investigadores descubrieron que la frecuencia de resonancia fundamental del cuerpo humano es de alrededor de 5 Hz. Sin embargo, en los últimos años, se ha propuesto un método indirecto que parece aumentar la frecuencia de resonancia a aproximadamente 10 Hz “.
Discusión de la frecuencia de resonancia humana https://ore.exeter.ac.uk/repository/bitstream/handle/10871/19515/C155.pdf?sequence=1

“El ingeniero eléctrico Lewis B. Hainsworth, MA, fue uno de los primeros en sugerir que la salud humana está vinculada con parámetros geofísicos a través del ELF de Schumann natural. Su hipótesis identificó características naturales que determinan el espectro de frecuencia de los ritmos de las ondas cerebrales humanas:

Las frecuencias de las señales electromagnéticas naturales, que circulan en la cavidad eléctricamente resonante delimitada por la Tierra y la ionosfera, han gobernado o determinado la “ evolución ” o el desarrollo de las frecuencias de operación de las principales señales de ondas cerebrales humanas. En particular, el ritmo alfa está tan colocado que en ningún caso puede sufrir una interferencia extensa de las señales naturales.
Hainsworth concluyó que las frecuencias de las ondas cerebrales humanas evolucionaron en respuesta a estas señales. Si su hipótesis es correcta, ahora se han establecido las condiciones para los cambios evolutivos en los patrones de las ondas cerebrales humanas. Además, las variaciones en estos patrones pueden producir cambios de comportamiento y salud de leves a desastrosos.
Las mismas quejas fueron reportadas por los primeros astronautas y cosmonautas, quienes, en el espacio, ya no estaban expuestos a las ondas de Schumann. Ahora se dice que las naves espaciales modernas contienen un dispositivo que simula las ondas de Schumann “.
(Extracto de http://www.schumannresonator.com/)
¿Qué sucede cuando no estás sincronizado con la Tierra?
Es fácil volverse incoherente con la vibración natural de la Tierra (resonancia de Schumann) cuando nuestro mundo está plagado de tantos dispositivos tecnológicos (televisión, teléfonos celulares, computadoras, torres de teléfonos celulares, etc.) que emiten campos electromagnéticos (EMF) que no son coherentes con 7.83. Somos bombardeados e inmersos diariamente en vibraciones que interfieren con nuestra resonancia natural en sintonía con el planeta.
Comer alimentos procesados, vivir con enfermedades, tomar drogas sintéticas, participar en situaciones estresantes contribuyen a reducir nuestra frecuencia personal y nos mantienen fuera de sincronización con la vibración de la Tierra, lo que nos impide experimentar más salud y felicidad y nuestro verdadero potencial.
Echa un vistazo a este artículo que explica la Resonancia Schumann con respecto a la vida silvestre y otras criaturas que dependen de estas vibraciones para sobrevivir: LA RESONANCIA SCHUMANN: POR QUÉ NECESITAMOS VIBRACIONES DE CURACIÓN DE LA TIERRA
Coherencia con la resonancia Schumann
Afortunadamente, hay algunas cosas que puede hacer para mejorar su relación coherente con la resonancia Schumann. Incorporar estas cosas a tu vida te ayudará a obtener el beneficio de los efectos positivos de estar en armonía con los latidos del corazón de la Tierra.
Pasar tiempo en la naturaleza
El simple acto de disfrutar y estar en la naturaleza actúa como un diapasón arrastrando su vibración a la coherencia. Cualquier lugar natural servirá: caminar con los pies descalzos, tomar una siesta en la hierba y respirar aire fresco.
Escuche la resonancia de Schumann
Use este enlace para reproducir en segundo plano esta frecuencia simple y potente. Su cuerpo, mente y alma lo atraparán y sincronizarán con su vibración natural. ¡Escucha ahora!
Verifique la resonancia de Schumann
Verifique los sitios vinculados anteriormente si parece estar experimentando agitación, ansiedad o insomnio inexplicables. Preste atención a si la resonancia Schumann se ha disparado o se ha asentado en su vibración normal. A menudo he encontrado una correlación.
Invierta en un resonador Schuman
Hay varios dispositivos que emiten una frecuencia de 7.83hz en el mercado disponibles para su compra. Sugiero esto como un último esfuerzo para combatir enfermedades o vivir en un entorno con poca o ninguna naturaleza para sumergirse. No puedo recomendar un dispositivo en particular y publicar este enlace en uno en Amazon para que tenga una idea de lo que está buscando. pero le recomendamos que investigue a fondo cualquier unidad que le interese comprar.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *