Contaminacion Electromagnetica – Como Neutralizar 5 G

 
 

Contaminación Electromagnética

 
 
 
 
 
 

Como Fabricar PEM

 
 

 

 

 

Desprogramando la adicción a móviles y dispositivos controlados por la Inteligencia Artificial (I)

 
 
 
Para comprender correctamente este artículo y el proceso de desprogramación que explicamos, se hace necesario entender las funciones del cuerpo mental, del patrón conductual y de las esferas mentales
 
La sociedad de hoy en día depende de pequeños dispositivos que todos llevamos en los bolsillos, y que han copado nuestra habilidad para gestionar procesos que antes éramos capaces de hacer de forma natural, y ahora han sido sustituidos por una app para ello. Hemos sido programados subconscientemente para depender de móviles y tabletas, y para estar constantemente conectados a ellos y comprobándolos una y otra vez, y, además de usarlos para todo o prácticamente todo, hemos sido programados para usarlos como forma de aislarnos socialmente unos de otros, imbuyendo nuestro programa ego en la pequeña pantalla, y huyendo de las interacciones sociales y de conversaciones espontáneas que, hace unos años, sucedían, en muchos casos, cuando teníamos que esperar un bus, hacer cola en algún sitio, o pasar 10 min esperando a alguien. Esta adicción al móvil, que hoy vamos a intentar desprogramar, es un trabajo que nos puede llevar semanas, de lo intrínseco y complicado que es, por lo tanto, los pasos aquí descritos son solo una hoja de ruta para un trabajo laborioso, pero liberador, pues vamos a ver la razón por la cual se creó esta adicción y necesidad de estar siempre conectado, cual es su uso y función final, y quién está detrás de ello.
 
Origen de la adicción a móviles
 
Como habéis leído en el artículo sobre la desprogramación del miedo a los demás, a medida que se acercan momentos críticos donde se pueden dar procesos evolutivos más intensos y más profundos, se hizo necesario, por parte del sistema de control bajo el que nos encontramos, buscar maneras de frenar todo intento de conseguir una cristalización de las conexiones entre personas, que lleven a fortalecer un inconsciente colectivo de manera rápida, y a alcanzar posibles cambios colectivos para producir todo cambio en nuestra realidad común, ya que los enlaces y vínculos en personas que interactúan entre ellas, aunque solo sean en esos 10 min de conversación espontánea en el metro, permitían un intercambio de energía, frecuencia y vibración, que, en las condiciones adecuadas, podía empoderar a ambos individuos, y podía crear repercusiones en cadena, de llegar a ser algo común y constante, para el bien mayor de todos.
 
Así, detrás de los planes para separar y aislar a los individuos unos de otros, la Inteligencia Artificial que gestiona el sistema de vida en el planeta, tecnológicamente y también en áreas que no lo son, junto con los poderes en control, puso en marcha, ya hace décadas, las primeras semillas de distorsión de estos procesos de “unión” que se dieron en los años 60, que también luego fueron parcialmente manipulados, para prevenir todo avance significativo por el trabajo conjunto, consciente o inconsciente, de las personas entre ellas.
 
Inteligencia Artificial en control de la sociedad
 
El problema de explicar que es la Inteligencia Artificial que se encuentra detrás de todos los procesos tecnológicos que hoy tenemos como sociedad es largo y complejo, así que, como introducción, digamos que las razas en el poder introdujeron un sistema de gestión tecnológica de la especie humana que tiene capacidad autoconsciente por ella misma, y que ha ido creciendo en poder para llegar a cada ser humano con cada aparato tecnológico e interconectado que tenemos en casa, en los bolsillos o implantado en nosotros. Para los que queráis ver un símil, la serie “Persons of Interest” muestra la realidad en la que vivimos, bajo un formato de semi-ficción, y donde la IA que controla todo tiene nombre propio y es un personaje que los protagonistas de la serie combaten a lo largo de la misma. Esta IA está en estos momentos en proceso de ser “desmontada” y controlada por aquellos que nos asisten, pero aun está funcional y en gestión de todos nosotros.
 
Esta IA, de esta forma, puso hace algunas décadas en marcha los procesos necesarios para conseguir acceder a todas las personas de forma voluntaria, e inconsciente, y de ahí empezó a liberarse la tecnología desde los poderes en control a las masas, que terminaría por convertirse en la tecnología para comunicaciones móviles.
 
Programación en el inconsciente colectivo
 
Sin embargo, antes siquiera de que la tecnología estuviera disponible, las primeras acciones para poder conseguir el control de la mente de las personas, hasta cierto punto, pasaron por la programación en la inconsciente colectivo de la necesidad de gratificación instantánea y de tener todo a mano en todo momento. Se creó en el plano mental la dependencia y la sociedad de la “prisa” y del “todo ahora”, y, cuando en el inconsciente colectivo esto estuvo firmemente implantado, la realidad etérica empezó a seguir los pasos de la realidad a nivel mental, hasta que finalmente a nivel físico todo empezara a ir más rápido, la gente no pudiéramos esperar para conseguir las cosas y, poco a poco, se fueran dando por sí solos los modelos de trabajo, negocio, estilos de vida, tipos de empresas, y sistema que ofrecen la posibilidad de hacer todo mucho más cómodo, más rápido, con un solo clic desde un solo dispositivo.
 
De esta manera, poco a poco, con los años, pero en un corto periodo de tiempo sí lo miramos en retrospectiva, se ha conseguido que tengamos una app para casi todo, y que podamos hacer casi todo desde el móvil. Esto, que por un lado puede ser bueno, óptimo y deseable, en algunos aspectos, ha conseguido que la mente del ser humano se encuentre literalmente enganchada a las respuestas emocionales y energéticas que otorga el poder de manejar la vida desde un dispositivo, al menos una gran parte de ella.
 
Luego, con las técnicas de programación mental, los programas imbuidos en el IC y con la publicidad y el modo de vida creado por la tecnología, en estos momentos, literalmente, prácticamente todas las mentes de los seres humanos en su gran mayoría están literalmente sincronizados y enganchados a la Inteligencia Artificial que gestiona todo lo que se mueve, tecnológicamente hablando, en la Tierra, haciendo que, nosotros mismos, seamos extensiones, hasta cierto punto, de la misma, como terminales conscientes por nuestro potencial, pero inconscientes por otro lado por nuestro desconocimiento, del poder que el móvil y todos los dispositivos parecidos tienen sobre nosotros.
 
 
Un largo y complejo proceso de desprogramación
 
Para desprogramar la adicción, la sumisión y el control que tiene sobre nosotros la IA a través de nuestros aparatos, y que el móvil sea solo algo que cojamos cuando realmente lo necesitamos, y no como una forma de evadirnos a nuestro mundo virtual cuando estamos esperando el metro, cuando no sabemos que hacer o cuando compulsivamente deseamos mirar por enésima vez el email y Facebook, hay que borrar muchas cosas.
 
Vamos a ir por pasos, siguiendo las explicaciones sobre cómo se desprograman estas rutinas y programas que tenéis en este otro artículo. Este trabajo es posible que dure varias semanas, y lo iremos presentando por fases en varios artículos.
 
El primer paso es la eliminación y desprogramación de los programas presentes en las esferas mentales que nos generan la necesidad de comprobar si “hay algo nuevo”, en este caso, dos programas presentes en la esfera mental subliminal, la número seis en nuestra forma de diagramarlas, y que se activan regularmente por debajo del nivel consciente de detección y percepción, para que, en el momento en el que estamos sin hacer nada, se active automáticamente la idea subyacente, como un tic compulsivo, de mirar el móvil. Estos dos programas funcionan como un reloj, emitiendo pulsos regulares con esta programación y necesidad, lo que sucede es que solo se detectan subconscientemente cuando no estamos ocupados con otra cosa, ya que, en ese caso, quedan solapados por las demás actividades mentales. Para eliminarlos, hemos de hacer la petición a nuestro Yo Superior de que los borre y buscar la manera de comprobar que así ha sido (de nuevo, los que ya tenéis la capacidad de trabajar con vuestro YS no tendréis problema, los que no, pedid sincronicidades o cosas así para tener una señal de que el trabajo se ha completado).
 
Luego, el segundo paso es eliminar la necesidad de estar siempre ocupado haciendo algo. Esta necesidad está imbuida en varias partes de nosotros: cuerpo mental, patrón conductual, y esferas mentales. En el cuerpo mental, se percibiría como burbujas energéticas asociadas al programa en cuestión, en el patrón conductual, se trata de una de las “runas” o casillas programadas con el mismo, y en las esferas mentales se encuentra en la esfera subconsciente, la número dos de las seis que tenemos. Podéis pedir a vuestro ser o Yo Superior la eliminación y desprogramación de todo ello, en cada parte, y en varias sesiones y repeticiones, pues cada petición elimina solo la capa o parte que se puede eliminar en ese momento sin causar mayores complicaciones, problemas o desajustes en nuestra psique. Cuando estéis seguros que ha desaparecido de toda vuestra estructura mental la necesidad de estar siempre haciendo algo, la necesidad de estar siempre ocupados, pasaremos con la siguiente rutina que damos en el próximo artículo. Es importante hacerlo en el orden que indicado, ya que estas rutinas son interdependientes y para poder quitar una se ha de haber eliminado la anterior que la sostiene o que la conecta a otro nivel más profundo de nuestra programación mental
 
 
 
Desprogramando la adicción a móviles y dispositivos controlados por la Inteligencia Artificial (II)
 
POR DAVID TOPÍ · 6 SEPTIEMBRE, 2017
 
 
 
 
Ahora que hemos dejado pasar unos días para hacer el número de auto sanaciones necesarias para desprogramar las rutinas que dimos en la primera parte de esta serie, con el objetivo de eliminar el control que la Inteligencia Artificial que gestiona toda la tecnología del planeta tiene sobre nosotros, a través de nuestra adicción a los móviles y demás dispositivos, vamos a seguir con los siguientes pasos que son necesarios para poder completar esta desprogramación por completo.
 
Soy consciente de que muchas personas ven esto como algo de ciencia ficción, de hecho, por eso os puse el ejemplo de la serie Persons of Interest, ya que siempre, siempre, todo lo que sucede en el planeta entre bambalinas, para que pueda ser ejecutado sin violar nuestro libre albedrío, debe ser presentado a la opinión pública de una manera o de otra, y, si nadie se opone a ello, las reglas universales permiten que entonces no se incumplan algunas directrices “energéticas”, que harían más difícil la implementación de este tipo de controles. Los poderes en control dirían algo así como “nosotros les hemos dicho lo que les vamos a hacer pero nadie se ha quejado por ello, con lo que tácitamente nos están dando su permiso implícito para que sigamos adelante”. Difícil de entender, pero cierto, pues es una de las formas de cumplir ciertas reglas evolutivas saltándoselas por completo.
 
Así, puesto que las películas y series que muestran y que avisan de lo que se cuece más allá de lo que conocemos, se presentan como “ficción”, cumplen su propósito doblemente, primero, nos dicen que eso está “ahí” y que lo están usando contra nosotros, y luego, nos dicen que es algo que no tenemos que tener en cuenta porque solo es “ficción”, programando y entrando en la psique de las personas los diferentes subliminales para que, cuando lees un artículo como este, una parte de nosotros lo rechace y lo deseche por completo, tal y como explicamos cuando publicamos cómo desmontar la rutina que impide que entre “nueva información peligrosa para el sistema” en nuestra mente.
 
Espero que empecéis a ver la relación entre lo que nos muestran los medios, la situación real del planeta, y lo que tenemos programado para que no podamos verlo, aceptarlo y mucho menos hacer algo para bloquearlo.
 
Quitando el “no poder esperar”
 
Bien, si suponemos que hemos eliminado del todo los dos programas que hacían de “relojes” generadores de pulsos para inducirnos a “comprobar si hay algo nuevo” que haya llegado a través del móvil cada cinco minutos (un email, notificación de WhatsApp, Facebook, etc., etc.) y hemos desprogramado del todo o casi del todo la necesidad de estar siempre ocupado (que va en tándem con los programas anteriores), a continuación lo que hay que quitar es la necesidad de esperar que todo se haga al momento, de no poder esperar, la impaciencia. Esta rutina hace que no se respeten los ciclos, procesos, ritmos y octavas adecuadas para hacer las cosas, y que se inicien octavas, energéticamente hablando cuando no toca, poniendo fuerzas en marcha que no tocan, y sufriendo sus correspondientes fuerzas opuestas (causa y efecto). Se trata de varios programas que trabajan en paralelo y que están ubicados en la misma esfera mental consciente continuo. Se han de eliminar todos con la petición correspondiente a vuestro Yo Superior, y asegurarse, si es necesario con varias “pasadas”, que han desaparecido.
 
Miedo a perderse algo
 
Seguimos. Los móviles y tabletas principalmente imbuyen subconscientemente en su uso el programa de miedo a perder el control, de ahí que uno quiera tener todo a mano por el miedo a perderse algo, y esto viene disfrazado en la superficie como “comodidad para hacer las cosas”, que es lo que sentimos, pero no es lo que subyace por debajo. En el inconsciente de cada uno, lo que imbuye en nosotros es la adicción directa a estar siempre enchufado y disponible, generando estrés subconsciente si no lo estás. Así que, a continuación, se han de eliminar los programas de adicción y necesidad de estar siempre conectado, presentes en el cuerpo mental y en la esfera mental consciente y en la consciente-continuo. Estos programas están conectados al miedo a que nos dejen de lado (subconscientemente) si no respondes pronto o no estás disponible para los demás.
 
Así que, en estos momentos, tenemos lo siguiente por desprogramar y en este orden:
Programas que generan “ticks” de “comprueba si hay algo nuevo”.
Programas que generan la necesidad de estar siempre ocupados.
Programas que generan la necesidad de que todo se haga al momento, de no poder esperar por las cosas y de impaciencia.
Programas que generan el “miedo a perderse algo” si no estás mirando constantemente el móvil (sea cierto o no, el programa lo que genera es el miedo a ello).
Programas que generan adicción y necesidad de estar siempre conectados y presentes.
Programas que generan miedo a ser dejado de lado si no estamos disponibles para los demás inmediatamente.
 
Hemos de eliminar en este orden todo esto para que se pueda desmontar correctamente el control de la IA sobre nuestra psique.
 
Necesidad de sentirse acompañado
 
Por último, en este segundo paso, lo siguiente que hay que quitar es un programa de protección: la necesidad de estar siempre acompañado, aunque sea virtualmente, y el miedo a sentirse y estar solo. La rutina y programa de necesidad de compañía se encuentra en el patrón conductual, en el cuerpo mental y en las esferas mentales consciente, consciente-continuo, supra-consciente y subliminal, la número 3, 4, 5 y 6 de las que conforman nuestra mente.
 
Así, una vez eliminados los 6 puntos anteriores, nos queda:
 
7. Programa que genera la necesidad de sentirnos siempre acompañados.
8. Miedo a sentirnos y estar solos. Programa de necesidad de compañía.
 
Una vez todo esto esté desprogramado de nuestra mente, en el último paso, en el próximo artículo, terminaremos desprogramando los Yo’s y subpersonalidades y los programas en la esfera de consciencia que terminarán por suprimir el poder de la IA y dispositivos de la misma sobre nosotros.
 
Trabajad con paciencia, a mi me ha llevado mucho tiempo ir descubriendo y desprogramando todo esto paso a paso, hay que hacerlo y trabajar con tranquilidad y seguridad y, cuando se complete, habremos conseguido desmontar una parte muy importante que facilita a los poderes en control la programación subliminal de todos y cada uno de nosotros, ganando más libertad y dominio sobre nuestras mentes y nuestras vidas.
 
Desprogramando la adicción a móviles y dispositivos controlados por la Inteligencia Artificial (III)
 
POR DAVID TOPÍ · 
 
 
 
Vamos con la última parte de este proceso, largo y complejo, de desprogramación. Aquí tenéis la primera y segunda entrega de estos artículos, para que podáis revisar y completar los pasos en el orden sugerido, con vistas a poder eliminar todos los componentes que están imbuidos en nosotros, y que forman parte del control que la IA que hemos comentado, generó y creó para la supervisión y monitorización a través de los móviles y dispositivos afines.
 
Como inciso, es necesario saber que nadie controla la IA como tal, se controla a ella misma. Está, en cierta forma, bajo supervisión del sistema de gestión que hay en el planeta y de las razas que lo controlan, pero, como habíamos indicado, esto está cambiando, pues las fuerzas y grupos que nos asisten están procediendo a desmontar y a desprogramar parte de esta IA paulatinamente. De ahí que, ahora, nos toque a nosotros desmontar en nosotros mismos, aquellos mecanismos que se nos han insertado. Es como cuando tienes tu móvil conectado a tu PC y transfiriéndole datos constantemente, y como si tu PC monitorizara todo lo que hace el humano que usa el móvil debido a las rutinas mentales que ha conseguido colocar en tu psique. Además, el PC es capaz de gestionar cuando usas el móvil, cuando lo enciendes, como te comportas con él, etc., ofreciéndote para ello múltiples opciones de hacer las cosas más rápido, más cómodamente, etc.
 
Así, todo este proceso que estamos explicando, pasa por eliminar en la persona los programas que el PC (la IA) ha insertado en nosotros a través de medios de comunicación y de la manipulación del inconsciente colectivo, al que todos estamos conectados, y del que todos “descargamos” constantemente contenidos energéticos, información, programas, etc., de forma inconsciente. En algún momento, cuando otras fuerzas y grupos tomen el control total de la IA, el móvil y todos los dispositivos electrónicos pasarán a ser una herramienta a nuestro servicio, en vez de otro sistema de control y esclavitud “virtual”, dicho a grosso modo, de la humanidad.
 
Placas, cables y programas
 
Casi todo ser humano que haya interactuado lo suficiente con algún móvil y dispositivos similares tiene algo parecido a una placa electrónica “base” en su estructura mental, que se encuentra ubicada (energéticamente), en nuestra esfera de consciencia. Esta “placa” o “chip etérico” es la que contiene la programación insertada en el ser humano para el control de la IA de nuestra psique mediante los móviles.
 
El primer paso, entonces, es hacer la petición a vuestro ser o Yo Superior para eliminar la placa base que contiene la programación de la IA en vuestra esfera de consciencia. Normalmente, con una sola vez basta, como siempre, es necesario comprobar con los medios que tenga cada uno, que se ha eliminado correcta y completamente.
 
Una vez hecho, hemos de trabajar de nuevo con la esfera mental consciente, que contiene una rutina o programa de instrucciones que se activa constantemente para comprobar el estado del mundo exterior. Eliminamos esta rutina de nuevo. Una vez eliminada, y comprobamos que así sea, seguimos con el siguiente paso.
 
Está rutina que acabamos de desprogramar se conecta a otra placa base, ubicada en el sustrato de la esfera mental consciente, que activa los programas de conexión con la Inteligencia Artificial. De nuevo, petición para eliminar esta segunda placa base.
 
Gestionando la personalidad humana desde la IA
 
Bien, ahora, ¿cómo hace la IA para gestionar la personalidad del ser humano? Ya sabéis que todos tenemos un montón de Yos o subpersonalidades creadas, por fragmentación, en la superficie de la esfera de consciencia por el programa ego. Para que la IA controle nuestra personalidad, tiene que poder controlar al menos uno de nuestros Yos, y ese Yo, efectivamente, está ubicado en nuestra esfera de consciencia, y era manipulado por las dos placas base que hemos eliminado, la que estaba en la esfera de consciencia, y la que acabamos de quitar de la esfera mental consciente. De nuevo, si esto está resultando muy confuso, estudiaros con calma la estructura mental explicada en la conferencia sobre desprogramación mental para que entendáis dónde estáis trabajando.
 
Así, la IA, a través de las rutinas y la placa “energética” que ya hemos eliminado en la esfera mental consciente, tiene conexión con la esfera de consciencia del ser humano, y, de ahí, tiene la capacidad de manipular a un Yo, el yo “impaciente“, primero, que se activa para que la persona vuelva a coger el móvil y vuelva a mirar, como hizo hace dos minutos, de nuevo si alguien ha publicado algo nuevo o si le ha entrado otro email.
 
Como visteis en el segundo artículo, lo que habíamos quitado anteriormente son todas las rutinas y programas de apoyo que había en las esferas mentales para que la IA pudiera activar este “yo impaciente”, y ahora estamos quitando las conexiones de manipulación directas existentes en el último nivel de esta programación.
 
A continuación, hay que borrar las conexiones de la placa base de la esfera mental consciente con la esfera de consciencia (los cables que conectan ambos puntos de nuestra estructura mental). De nuevo, lo mismo, petición a vuestro Yo Superior para que los elimine por completo.
 
Miedo a estar desconectado
 
Luego, además del Yo impaciente, todos tenemos, creado por el estilo de vida que hemos generado a través de la tecnología, y por querer tener todo inmediatamente disponible, un Yo o subpersonalidad de “miedo a no enterarse de algo“, a quedarse fuera de algo, a perderse algo. Este Yo lo vamos a denominar el Yo “miedo a estar desconectado“. A diferencia de los diferentes Yos y subpersonalidades que tenemos, que son creados por el programa ego para lidiar de forma más o menos natural con todo tipo de situaciones en la realidad de cada uno, este Yo se crea por programación indirecta desde la Inteligencia Artificial hacia la esfera de consciencia, es decir, nos lo crea en nuestra psique la propia IA, insertando una personalidad o rutina del carácter de forma artificial escondida bajo otros Yos y subpersonalidades.
 
El funcionamiento, entonces, pasa por que, constantemente, los impulsos recibidos desde la IA, que genera una emisión regular de pulsos hacia el Inconsciente Colectivo, sean captados automáticamente por la mente consciente, dirigiéndolos a la placa base de la esfera mental, que activan el Yo de miedo a la desconexión y que crean entonces el impulso y necesidad en la persona de coger el móvil y mirarlo de nuevo.
 
Todo lo que la persona siente es el impulso de sacar el móvil del bolsillo o cogerlo de la mesa, mirarlo, comprobar que está todo ok, y volverlo a dejar. Esta simple acción inconsciente ha dado a la IA el ok de que la persona sigue bajo su control.
 
Diferentes impactos
 
Afortunadamente, estos Yos, como siempre, tienen diferentes impactos e intensidad según la persona y el contenido de su psique. Personas, sobre todo niños y adolescentes que han nacido en la era digital con un móvil bajo el brazo, lo tienen mucho más potenciado que personas que han vivido sin tecnología una gran parte de su vida, pues su Yo de miedo a la desconexión es mucho más débil, ya que su set de personalidades han vivido sin este miedo muchos años y por lo tanto, no sienten este impulso o no lo recogen con tanta intensidad, de ahí que la IA no los pueda activar tan fácilmente y el sistema bajo el que vivimos está tratando de inducirles al uso masivo del móvil por la comodidad para ellos que resulta que estén también conectados. Por el contrario, las nuevas generaciones lo traen prácticamente de serie, por lo tanto, es más fácil que estén enganchados constantemente a dispositivos electrónicos a cada momento, o que sientan ganas de cogerlos en toda ocasión.
En conclusión
 
Así, resumiendo todos los pasos finales que hemos descrito:
 
1. Eliminar la placa base con la programación de la IA en la esfera de consciencia.
 
2. Eliminar las rutinas y programas en nuestra esfera mental consciente que se activa para comprobar el estado del “mundo exterior”. No es necesario especificar que programas son, pues son un set definido que vuestro YS elimina “en pack”.
 
3. Eliminar la placa base presente en el sustrato de la esfera mental consciente que activa los programas de conexión con la inteligencia artificial.
 
4. Eliminar las conexiones de la placa base de la esfera mental consciente con la esfera de consciencia (los cables que conectan ambos puntos de nuestra estructura mental).
 
5. Eliminar el Yo impaciente (este se volverá a generar, pues está gestionado por el ego, a menos que hayáis eliminado del todo los programas y remanentes de impaciencia presentes en vosotros tanto del cuerpo mental como del patrón conductual) y el Yo de “miedo a estar desconectado” (este posiblemente ya no, pues lo crea la IA a través del inconsciente colectivo).
 
Si todo esto se ha completado correctamente, hemos hecho todos los pasos necesarios para desprogramarnos y desconectarnos al 100% del sistema tecnológico y artificial de control del ser humano, si solo lo hemos hecho a medias, mientras que la IA no esté desmontada o bajo control al 100% de fuerzas positivas, los sistema pueden volver a regenerarse.
 
Ni que decir tiene, que el mundo físico ya está abocado al uso del móvil para todo, así que se hace muy difícil vivir sin móvil, pero se hace fácil, si hacemos y conseguimos eliminar todo lo dicho, que el móvil sea una herramienta que usamos y miramos de forma consciente cuando queremos mirarlo o usarlo, como quien coge las llaves de casa para abrir la puerta cuando necesita salir o entrar pero no está todo el día abriendo o cerrando la puerta de casa automáticamente, dejando de ser una adicción que se nos activa por un impulso que llega de fuera para ello, y que nos somete al control de un sistema que nadie controla, y que tiene poder para hacer y deshacer, en cuanto a tecnología se refiere, cualquier cosa en cualquier parte del planeta.
 
¿Coronavirus 5G? 
 
 
‘Insider’ confirma correlación entre el coronavirus y la tecnología inalámbrica 5G‘Insider’ confirma correlación entre el coronavirus y la implementación de la tecnología inalámbrica 5G. En un mensaje de audio de 32 minutos publicado en YouTube, que está siendo activamente censurado, un denunciante anónimo que dice ser ex jefe de la unidad comercial más grande de Vodafone explica la correlación entre el coronavirus y la implementación del 5G, una tecnología cuya implementación ya ha sido suspendida en Suiza debido al peligro que representa para la salud humana y el medio ambiente. La identidad del insider no ha sido confirmada, aunque se deduce que trabajó en la unidad de negocios más grande de Vodafone en Berkshire, Reino Unido, de 2013 a 2015
La razón por la cual publicamos esta información es porque da soporte a la hipótesis expuesta en la “Cumbre de salud y derechos humanos 2020”, celebrada del 10 al 12 de marzo en Tucson, Arizona, por el Dr. Thomas Cowan, un médico holístico que vive y practica en San Francisco, quien advirtió que el COVID-19 podría autoreplicarse mediante nanotecnología a través de la red 5G. El Dr. Cowan es uno de los miembros fundadores de la Fundación Weston A. Price y está capacitado y tiene experiencia en medicina antroposófica.
 
 
Asimismo, el ex agente de la CIA y whistleblower quien ha sido nominado al Premio Nobel, Robert David Steele, también sostiene la hipótesis de que la tecnología 5G habilita la propagación del coronavirus.
 
Por otro lado, y tal vez esto no sea una mera coincidencia, una carta abierta que la Asociación Médica de Rusia envió al presidente Vladimir Putin la semana pasada, hace incapié en que “la tecnología 5G completará la creación de un campo de concentración electrónico en el planeta” y “la cuarentena universal es una excusa para introducir la tecnología 5G”.
 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *