Reprogramando nuestros codigos de manipulacion de la realidad

Borrando los códigos del inconsciente colectivo que facilitan la manipulación de la realidad

POR DAVID TOPÍ · 30 ENERO, 2020

Tal y como habíamos dicho en el artículo anterior sobre la corrección del rumbo de la línea temporal 33, y tras la breve pausa para hablar del tema del coronavirus, volvamos a encauzar las explicaciones sobre las diferentes posibilidades existentes ahora mismo para poder alterar, a mejor, el rumbo de esta línea temporal que sigue siendo el destino para la casi totalidad de la humanidad.

Hemos explicado que hay varios sub-carriles dentro de la LT33 que llevan a diferentes escenarios, ahora presentes a nivel mental y etérico, y que co-existen todos a la vez, esperando a ver por cuál de ellos “circula” la humanidad para que se manifieste como el escenario físico del que luego podremos decir que “ha pasado esto o lo otro”. Por lo tanto, las medidas tomadas para poder corregir este rumbo siguen a buen ritmo y tratando de que se mantengan de forma consistente, tanto el borrado de sub-escenarios negativos de la zona del plano mental donde estos se acumulan y forman por la proyección de la humanidad bajo “manipulación” de REC y SC, como los intentos de frenar a todos los miembros de REC y SC que son los que inducen a aquellos en el poder, al menos una parte, a ejecutar acciones como las que hemos puesto de ejemplo en el artículo anterior sobre los escenarios con Irán.

Sin embargo, estas medidas son solo de “mantenimiento”, para que la cosa no vaya a peor. Es difícil mantenerse siempre, por parte de las diferentes fuerzas y grupos que nos asisten pendiente de todo lo que asimoss y demás ponen en marcha, para intentar frenarlo o desmontarlo (con los permisos otorgados por el propio logos planetario para intervenir a este nivel del tablero de juego, y con el apoyo de esos seres que solemos llamar “guías”, aunque tienen muchas funciones, trabajos y responsabilidades en el entramado de sostén de la vida en el planeta).

Es como si un grupo de personas tuviera que estar vigilando lo que hace otro grupo, muy numeroso, que se encuentra constantemente alterando la vida en una ciudad, y necesitan ir detrás de ellos “apagando fuegos”, quitando obstáculos, limpiando las calles de escombros, arreglando destrozos, etc. No solo es “cansado”, en ciertos términos, sino muy difícil de asegurarte que tienes siempre todo bajo control, teniendo en cuenta además que tanto REC como SC tienen tecnología y un dominio del planeta a nivel físico que muchos “guías”, seres, jerarquías y fuerzas de apoyo no tienen, por estar en planos muy altos y muy elevados en vibración y frecuencia, y sin tanta capacidad para “densificarse” y “bajar” al plano físico-energético a ver que hacen asimoss y compañía.

Pero se hace, y gracias a ello más o menos se mantiene la estabilidad de la sociedad en términos macro lo mejor que se puede. Sin embargo, como hemos dicho, una cosa es mantener la estabilidad del sistema y otra cosa cambiar el sistema y su línea temporal para que vaya hacia futuros más positivos.

¿Cómo se puede hacer? Habíamos dicho también que REC y SC usan al ser humano para proyectar y co-crear los escenarios macro que desean que se manifiesten a nivel físico, así que somos los “proyectores de cine” cuya bobina con el contenido de la película es insertado en todos nosotros a través del inconsciente colectivo de la 33, para que luego proyectemos la realidad en la que todos vivimos y se convierta en la “película de ahí fuera”. Así que una solución sería dejar de proyectar esa realidad.

Esto ya lo habíamos intentado anteriormente cuando os puse el ejercicio de cómo desconectarnos del IC33, hace algunos meses, pero muy pocas personas, en el conjunto de la humanidad evidentemente, se han desconectado ya que, soy consciente, un ínfimo porcentaje de la humanidad llega a conocer este tipo de información, situación y tienen acceso, por ejemplo, a las peticiones que ponemos. Aunque también habíamos añadido en alguna ocasión que fuera el alma de la persona quien ejecutara, ya que la personalidad no iba a llegar a ningún momento a leer algo como esto, tampoco tuvo demasiado impacto, pues el alma de cualquier persona, cuando recibe la información de su YS sobre “esto está pasando, te doy la información, ¿quieres ejecutar lo que pone?”, no siempre responde afirmativamente ya que, en general, tampoco el nivel evolutivo de la mayoría de almas de los seres humanos está lo suficientemente avanzado para comprender una parte del material que aquí se expone, o que los YS pudieran comunicarles y, por lo tanto, suelen rechazar o mostrar “indiferencia” hacia algo que les viene muy lejos del conocimiento o realidad que han de manejar a través de su personalidad y avatar.

Así que se hace necesario encontrar alguna otra forma de que dejemos de proyectar la realidad que nos viene impuesta por REC y SC, pero esto supone un problema. Tenemos que tener algún tipo de realidad. En esto creo que estaremos de acuerdo todos en que si el 100% de la humanidad, de repente deja de proyectar desde su glándula pineal la realidad individual en la que existe, la realidad macro común también deja de existir, al menos en un amplio porcentaje (hay otros elementos y seres que también contribuyen a la creación de la realidad común para todos). Por lo tanto, hay que emitir algo, pero ¿qué emitimos para crear una realidad que vaya acorde al bien mayor de toda la humanidad y no acorde a los intereses de REC y SC?

La solución pasa por un lado por borrar los escenarios mentales no deseados, pero se recrean con mucha rapidez debido al impacto de los medios de comunicación en la psique, que nos hacen generar todo tipo de pensamientos y formas mentales asociadas a escenarios de baja vibración y, de ahí, “suben” al IC y se “condensan” en eventos, que luego “bajan” al etérico y de ahí al físico. Como no podemos apagar o evitar que los medios hagan lo que hacen, hay que buscar otra alternativa global.

La otra manera de evitar que proyectemos esos escenarios es cambiándoles los códigos. ¿Qué códigos? Si recordáis este artículo de hace varios meses, habíamos explicado cómo funciona el filtro de la esfera mental preconsciente, para poder “captar” y sintonizar lo que existe en el IC y “bajarlo” hacia nuestra mente. La información, datos y contenido del IC se “clasifica” (lo hace REC con tecnología) por códigos, como si identificáramos los diferentes libros de una biblioteca a partir de códigos para poderlos ordenar y localizar rápidamente. De la misma manera, a pesar de lo extraño que pueda parecer, toda la información del IC está “organizada” con ciertos códigos energéticos que los propios asimoss diseñaron en su momento para tener controlado lo que la humanidad podía saber, conocer o dejar de saber, de manera que, aunque algunas personas sintonizaran con el IC o planos de información superiores de la Tierra, sus mentes nunca podrían “decodificar” aquello cuyos códigos no estuvieran introducidos en este filtro de la mente preconsciente. Por otro lado, todo lo que sí que quieren que “bajemos” ya viene con ciertos códigos predeterminados de manera que, automáticamente, recibimos y aceptamos en nuestra esfera preconsciente todo tipo de ideas, creencias y patrones que luego se instalan en el subconsciente, y se convierten en parte del contenido mental que define como vemos el mundo, como lo creamos y como lo decodificamos. Es la forma más sencilla de crear y generar todo tipo de sistemas de creencias distorsionados sean religiosos, culturales, sociales, espirituales, etc.

Ya que no podemos cambiar de forma global la configuración del filtro preconsciente que cada uno posee (habría que actuar persona a persona para ello), para que no acepte “paquetes de datos manipulativos”, lo que podemos hacer es borrar todos los códigos de todos los escenarios en el plano mental para que no coincidan con los parámetros que luego bajamos, recibimos y emitimos. Esto, evidentemente, no lo haremos nosotros, sino que pediremos a nuestros YS que, dándoles los permisos adecuados, inicien todos ellos el borrado de todos los códigos presentes en todos los contenidos del IC. Es como ponerles la biblioteca a asimoss “patas arriba”, borrándoles los “clasificadores” de material que ellos usan para ver que nos instalan y programan o que quieren que proyectemos como la realidad común. De manera que tendrán que estar revisando de nuevo toda forma mental generada, todo escenario y volviéndolo a codificar, mientras que nuestros Yo Superiores, en bucle, vuelven a borrarlos.

No sabemos cómo va a salir esta “jugada” pero tenemos que intentar que tengan cada vez más complicada la manipulación de la humanidad, y es un buen punto de partida empezar por desorganizarles el material mental que, generado por nosotros mismos, ellos terminan organizando para luego devolvérnoslo en forma de “esto es lo que tenéis que co-crear en el mundo”. La petición, pues, una sola vez, a nuestro YS, es la siguiente:

Solicito y doy permiso permanente a mi Yo Superior para que ejecute esta petición en bucle y de forma constante, a través de las conexiones presentes desde el mismo con el plano mental del planeta. Solicito que se borren, eliminen y cancelen todos los códigos identificativos de la información presente en el Inconsciente Colectivo de la línea temporal 33, usados por asimoss y el resto de razas que les asisten, así como por el propio sistema de control humano, para manipular la proyección de la realidad común de la humanidad. Solicito que constantemente se interfiera con la organización de las razas en control para alterar todo lo posible sus sistemas de programación de la humanidad a través de la inserción de material destinado a crear eventos no acordes al bien mayor de esta, y no se permita que ningún paquete de datos, escenario o forma mental manipulativa o negativa descienda a los filtros de las esferas mentales para su proyección en escenarios físicos y materiales. Solicito que se asignen todos los recursos posibles por parte de las fuerzas que nos asisten para que los Yo Superiores tengan el apoyo necesario para llevar a cabo esta intervención si los procedimientos energéticos no bastan para poder eliminar estos códigos y parámetros de los diferentes repositorios de información presentes en los planos “no físicos” de la Tierra. Gracias.

Esperemos a ver qué resultado tiene esto, pues no será inmediato ni mucho menos. En paralelo, iremos publicando otras acciones similares que están siendo diseñadas para mover la línea temporal hacia otro destino y que esperemos podamos desviar de su rumbo actual lo antes posible.

Esferas mentales y acumulación irrelevante de datos y bits de información

por David Topí · 29 agosto, 2014

Cuando estamos leyendo, estudiando, o haciendo alguna actividad donde se requiera adquirir datos de forma consciente, lo ideal es no tener ninguna otra fuente de ruido o emisión cerca, ya sea televisión, radio, o, ni siquiera, estar en un sitio ruidoso o demasiado ajetreado.

La razón no tiene nada que ver con la concentración, o con la calma y tranquilidad que uno pueda necesitar para poder leer o estudiar relajadamente, que también es importante, sino con la forma en la que nuestra mente funciona, y adquiere todo tipo de información externa, ya que, te des cuenta o no, estamos todo el día asimilando información por los cinco sentidos de forma inconsciente, que, al no ser procesada de forma consciente, se convierte en basura a nivel subconsciente, que no sirve para nada.

Desarrollemos el modelo de como funciona nuestra psique para entenderlo mejor. El estudio de la mente desde este aspecto más metafísico se conoce como psico-cibernética y podéis encontrar más información en la red los que estéis interesados en ello.

Cerebro- mente- cuerpo mental

Lo primero que hay que distinguir es entre cerebro, mente y cuerpo mental. El físico Nassin Haramein decía que buscar la mente dentro de la cabeza, es como buscar al locutor de un programa de radio dentro del aparato receptor. Y es que, para entenderlo correctamente, debemos diferenciar entre el cerebro, como el procesador del ordenador, la mente, como la interfaz que recoge, clasifica y gestiona los datos e informaciones, y el cuerpo mental, como, genéricamente, el almacén y base de datos de los mismos, de forma que, nos encontramos, que el ser humano, para poder pensar y usar sus capacidades cognitivas, posee un mecanismo que tiene varios componentes funcionando en perfecta sincronía.

El cerebro, pues, es el órgano del cuerpo físico y químico que usamos. Pero la mente es un campo cuántico, en la cabeza, que enlaza entre este y con lo que llamamos el cuerpo mental, el tercer cuerpo sutil que poseemos los seres humanos en nuestro sistema energético. Este último tiene forma estructurada y definida alrededor del cuerpo físico, y se percibe de color amarillento, como veis en la imagen. Los que sois terapeutas, posiblemente, habéis lidiado mucho con la mente y el cuerpo mental, pues es donde se concentran todos los traumás, fobias, creencias limitadoras, bloqueos, etc. que, en general, tenemos todas las personas. Veremos un poco más al respecto en un próximo artículo.

Así, el cuerpo mental nos sirve a los seres humanos para gestionar los procesos de la mente en el plano físico, y su capacidad depende del desarrollo y expansión de la misma, es decir, a mayor uso y expansión de nuestra mente, más robusto, grande y estructurado está nuestro cuerpo mental.

La mente, ¿Qué es entonces?, pues es un campo energético, cuántico, que, como hemos dicho, hace de interfaz, dicho de forma simple, entre el cerebro y el cuerpo mental. Si el cuerpo mental tiene varias capas o estratos que sirven de repositorio para diferentes niveles de nuestra psique, la mente posee esos mismos estratos (y otros) pero distribuidos de diferente forma.

Esferas mentales

En este caso, la mente no funciona por capas, sino por esferas, ya que está compuesta, a nivel energético, por 6 de ellas, cada una con una función diferente. Las 6 diferentes esferas energéticas, se sitúan en diferentes partes de la cabeza, pero no forman parte del cuerpo físico. Estas esferas mentales se forman cuando se forma del cuerpo mental de una persona, y se insertan en el cuerpo físico tras cada nueva encarnación que tenemos. A medida que una persona crece, evolutivamente hablando, sus esferas mentales se ensanchan y expanden, haciendo crecer el cuerpo mental con ellas, y elevando el nivel de evolución de la persona por expansión de su conciencia.

Para lo que os quiero explicar hoy, nos vamos a centrar en las tres esferas primeras, que son las correspondientes a los niveles Preconsciente-Inconsciente, Subconsciente y Consciente de nuestra psique.

Captación externa de datos

La forma en la que captamos información del exterior y la procesamos por el “conjunto mental” que poseemos, pasa por varias etapas. En este otro artículo, hablamos de como decodificamos la realidad según nuestros programas, patrones y arquetipos cargados en la mente y en el cuerpo mental, y hoy vamos a ver la función de tres de esas esferas en este proceso.

Como veis en el dibujo superior, la esfera número 1 es la llamada esfera inconsciente o pre-consciente, y recubre completamente el cerebelo, y no es otra cosa que la puerta de entrada de toda la información captada por nuestros sentidos, para ser procesada y decodificada por los procesos cognitivos. La esfera preconsciente capta todo aquello que se cuece alrededor nuestro, todo tipo de estímulos, señales, datos, informaciones, sensaciones, percepciones, etc., de forma que todo lo se ve, se siente, se escucha y se percibe va directamente a ella para su análisis y almacenamiento, que luego determina si se trabaja a nivel consciente por otra esfera, y se usa, o se relega al cúmulo de datos que pasa directamente a nuestro subconsciente por su esfera correspondiente.

Colapso de datos

Si todo lo captado y procesado por la esfera pre-consciente se fuera a la tercera esfera del diagrama, la esfera consciente, nuestra mente racional estaría inundada de datos, no podríamos procesar tal cantidad de información, y nuestro cerebro se colapsaría. Ya sabéis que percibimos millones de bits de información al día, de los que solo entran en nuestro ámbito consciente (nos damos cuenta) de unos pocos de ellos, los necesarios para que nuestro ego/personalidad artificial pueda manejarse por el mundo físico en el que existe. Si habéis leído a Carlos Castaneda, os sonará algún ejercicio en el que Don Juan le explicaba a este como “saturar el tonal”, de forma que, el “nagual”, pudiera manifestarse más fácilmente. Digamos que, en este caso, saturar el “tonal” es saturar nuestra mente consciente hasta que no pueda más que “auto-bloquearse”, y dejar paso a la expresión y salida de otros niveles de conciencia más profundos, pero no es algo que ahora nos interese conseguir para lo que os quiero explicar.

Todo se almacena

Por diseño y programación de como estamos hechos, nada de lo que entra por la esfera pre-consciente se pierde, sino que parte de ello se deriva directamente hacia la segunda esfera, la esfera subconsciente, que, conectada a la capa subconsciente del cuerpo mental, sirve de almacén para todo aquello que no ha sido procesado por la esfera consciente de la mente. Esta esfera subconsciente, recubre, energéticamente, toda la parte central de la cabeza, como veis en el diagrama, y es, por lo tanto, la que gestiona la reserva de toda la información que podemos acumular a lo largo de nuestra vida.

Cuando estás leyendo, por ejemplo, con la televisión puesta de fondo, tu esfera pre-consciente está captando lo que lees, pero también lo que escuchas o percibes a tu alrededor. Como tu atención está focalizada en el libro, tu esfera número 1 envía a la esfera número 3, la consciente (que recubre toda la parte anterior del lóbulo temporal derecho), la información que te interesa adquirir, pero envía a la esfera número 2, la subconsciente, todo el resto. Así, mientras lees cualquier cosa o tienes tu atención focalizada en algo, tu esfera subconsciente se sigue cargando de basura externa, bits de datos que no te sirven para nada, pero que se acumulan y acumulan sin parar a nivel subconsciente en el cuerpo mental.

Programación constante

El problema, como consecuencia de esto, es que la mayoría de nosotros llevamos un subconsciente que parece un almacén caótico y lleno de basura, además de que, mientras teníamos la atención focalizada en otra cosa, posiblemente, según las otras fuentes de emisión de datos que tuviéramos alrededor, se han ido colando mensajes subliminales, por ejemplo, procedentes de anuncios de la televisión o de imágenes con patrones o programas de conducta emitidos por la misma (que tu no ves, pero tu mente si que registra). Lo mismo que cuando sales a la calle y te ves inundado con publicidad por todos lados, tal como se mostraban, por ejemplo, en la película “Ellos Viven”, y que son los mensajes, ordenes y programas, que, entonces, refuerzan los programas, patrones y arquetipos implantados en nuestra mente a través de nuestro subconsciente, para la manipulación de la realidad exterior a partir de la realidad interior de cada individuo.

Ni que decir que es realmente complicado bloquear todo este tipo de “instrucciones subliminales” pues estamos bombardeados por ellas constantemente, pero no hace falta que les abramos la puerta más de lo necesario, teniendo distraída a nuestra esfera consciente con una cosa, y dejando que, a través de la esfera preconsciente, se vaya llenando el subconsciente con otra, millones de bits que, realmente, no nos sirven para nada. Cuanto más consciente es una persona de algo, menos cosas se acumulan a nivel subconsciente, siendo esta la forma de sanar, limpiar y transmutar todo lo que cada uno lleva encima, pues recuperando la información de la esfera y capa subconsciente y moviéndola a la capa y esfera consciente, uno puede eliminar, desprogramar y limpiar todo aquello que no desea contener en si mismo.

Frecuencia 728 hz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *